Los mecánicos tienen que enfrentarse cada día a un montón de casos complicadísimos: choques frontales, pinchazos múltiples y, como veremos hoy, también han de lidiar con las ‘soluciones creativas’ de los clientes.

Aquí os dejamos una genial recuperación con algunas de las ocurrencias más descabelladas que se han encontrado algunos mecánicos en sus talleres… y que parecen sacadas de una mala comedia.

1Al mal tiempo… ¡Linternas!

Así llegó un coche accidentado a este taller. Como se puede apreciar, el dueño se quedó sin el faro derecho… pero eso no supuso para él ningún problema. A esto le llamo yo ‘grandes soluciones’.

2Creo que lo del pinchazo es lo de menos

Si tienes un pinchazo, lo normal es que lleves al coche al taller para que puedan ponerle remedio… pero no sé yo si este coche solo necesita un nuevo neumático, la verdad.

3Ironías de la vida

Que a una pequeña grúa se la tenga que llevar una más grande… es casi poesía visual. Parece una madre y un hijo de una película de ‘Cars’… y es que, en ocasiones, el mundo es un lugar maravilloso.

4Alguien se ha dejado algo…

Dejó el coche en el taller y se marchó en un taxi… sin darse cuenta de que se había dejado a su perro en el asiento trasero. Al parecer, estaba dormido sin hacer ruido y ni se dio cuenta. El mecánico se llevó un pedazo de susto cuando se levantó de repente.



5El coche sonaba un poco raro

Cogió el coche temprano para ir a trabajar y, a medio camino, se dio cuenta de que había un sonido raro. Al llevarlo al taller le preguntaron si no le parecía que le faltaba algo…

6El dinero es dinero

Una joven que trabajaba en una tienda de videojuegos llevó su coche a reparar y pagó la factura, de casi 1.000 dólares, en billetes de 1 y 5 dólares.

7Una reparación improvisada

Se le hizo un agujero en el tanque de la moto y, como podéis apreciar, no dudó en soldarle una moneda para ponerle solución de forma provisional. De lo que no hay duda es que es una reparación ‘barata’.

 

 

8Todo le molesta a este hombre

Llevó su coche a reparar con todos esos tableros instalados porque, al parecer, todas las señales indicadoras le ‘molestaban’… el hombre llevaba acumulados más de 80.000 kilómetros conduciendo en estas condiciones.

9Demasiada tecnología

Un hombre llegó al taller del concesionario para que le instalasen un asiento en su flamante coche nuevo. El problema es que, cuando intentaron mover los asientos, se activó un bloqueo de seguridad. Ferrari, al parecer, solo puede activarlo de forma remota… pero en ese sótano no hay cobertura. Todo se ha complicado más de la cuenta.

10Reparaciones muy caseras

Si se te revienta el cuero del volante… tú no te preocupes: coge una aguja e hilo y búscate un tutorial de punto de cruz en YouTube.

 



 

11Tu asiento y vecino Spiderman

Así hasta el padre quiere sentarse en el asiento de atrás… ojalá yo, de pequeño, hubiese tenido algo así…

12Creo que no es la reparación más segura que podía hacer

Hay que estar muy mal de la cabeza para llegar a la conclusión de que esta es una buena opción para circular… lo peor es que llegó así al taller.

A vosotros, ¿Qué os han parecido estas ‘reparaciones’? ¿Qué es lo más loco que habéis visto vosotros en un coche? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Genial.