Realizar una boda es algo bastante caro y es esencial saber gestionar el presupuesto para sacar el máximo partido a cada euro sin que esto suponga que nuestra boda sea más cutre.

Por eso es normal que mucha gente que no sepa por donde recortar y, habitualmente, la fotografía sea uno de los aspectos que se vea resentido por ello.




A continuación, os mostraremos distintas fotos de personas que eligieron un fotógrafo «económico» o que, simplemente, tenía muy mal gusto.

1Perspectiva




Jugar con la perspectiva es muy divertido y «original» cuando estás en la torre de Pisa, pero aquí no termina de quedar bien.

2Es un ángel

Está foto es perfecta para aterrorizar a sus hijos mientras crecen viendo esto en el comedor de casa.

3No han escatimado en Photoshop

Cuando enseñé las fotos de boda a sus hijos no se lo van a creer. Literalmente.

4Aftermath




Normalmente las fotos de boda suelen mostrar la parte más digna de la relación, pero en este caso parece que optaron por mostrar cómo quedaron los novios la mañana siguiente a la boda.

5La vida es un pastel

Imaginaos cómo debía ser el lugar real de la boda para que te tengan que photoshopear las fotos así.

6No entendemos nada

Hemos llegado a un punto donde las fotografías ya ni siquiera tienen sentido y simplemente son una oda a lo bizarro.

7¡Boom!

No lo negaremos, puede que desentone en un álbum de bodas, pero esta foto es bastante molona.





8Jugar con los espacios

Tuvieron en cuenta la bañera para asegurarse de que todas salían en la foto. Lo que no tuvieron en cuenta fue el buen gusto.

9¿Cómo nos ponemos?

No solo es el encuadre y el photoshop, sino el posado: «Mira cariño, me pondré encima de ti y te agarraré el pelo como si fuese una pelea de instituto».

10Te querré hasta el infinito

Una bonita metáfora que hace una clara referencia al amor despegando.

11El parque

Estos dos querían hacerse una foto en el parque en el que se conocieron, pero ese día llovía mucho así que decidieron arreglarlo a base de photoshop.

12Coche de bodas



En teoría la idea era buena, pero a la práctica ninguno de los tres estaba cómodo. Ni él, ni ella, ni el fotógrafo.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: facebook