El mundo en Internet es como el lejano oeste y, pese a todas sus cosas buenas, podemos encontrar bandidos que solo busquen estafarnos y huir para siempre con su botín.

Por eso, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha querido alertar de la aparición de una campaña de correos electrónicos fraudulentos que se hacen pasar por Correos y Telégrafos para luego ponernos un virus troyano en el ordenador.







Estos programas maliciosos hacen honor a su nombre inspirado en el caballo de Troya ya que, una vez descargados en nuestro ordenador, permiten al delincuente acceder a nuestra computadora de forma remota.

En esta estafa en concreto, las víctimas reciben un mensaje en el que se les dice que se les ha intentado entregar un paquete, pero no ha sido posible. Para recibirlo, tienen que volver a programar la entrega antes de 3 días y pagar 3, 40 euros.

Cuando vamos a hacerlo accedemos a un espacio online que emula el área de clientes de Correos para que, una vez allí, el usuario se descargue el código malicioso que se encuentra dentro de un archivo con el siguiente nombre: CORREOS_000000_XXX.zip.

«Cada vez que se descarga el archivo, tiene un nombre aleatorio, aunque sigue el mismo patrón: «CORREOS_ + 5 o 6 números aleatorios + _ + 3 letras aleatorias», indica el Incibe.




Una vez los delincuentes tienen acceso a nuestro ordenador pueden hacer lo que quieran en función de sus objetivos, desde robar datos personales a realizar compras desde nuestro ordenador.

Esta técnica para estafar es muy conocida y se ha realizado incluso fuera del ámbito de Internet ya que es una suplantación de identidad en toda regla y, en este caso, simulan ser el correo electrónico de Correos.

«El cuerpo del mensaje contiene múltiples errores gramaticales y ortográficos junto con otras incongruencias, algo que una entidad legítima nunca cometería» explican desde el Instituto de Ciberseguridad.

Pero¿Cómo podemos protegernos de este tipo de fraudes?

Es mejor prevenir que curar, así que a continuación os daremos algunos consejos para no caer en estas estafas.

  • No abrir correos de usuarios desconocidos
  • No contestar nunca a estos correos y hablar directamente con esa persona o empresa
  • Desconfiar de ficheros adjuntos y de los enlaces acortados
  • Tener siempre un antivirus actualizado

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.





Fuentes: elmundo