De las adicciones se puede salir. La prueba de ello es el protagonista de nuestra historia de hoy quien, después de vivir un auténtico infierno personal en el mundo de las drogas, consiguió dejarlo todo atrás para, casi literalmente, renacer y empezar una vida completamente nueva.




Hunter Shepard es un joven de 26 años que, durante 12, estuvo fuertemente enganchado al mundo de la droga. Después de darse por perdido en varias ocasiones, consiguió ‘limpiarse’ por completo: “Quiero mostrarle a la gente que hay una manera de salir de la adicción, soy una prueba viviente de eso. Tengo la vida más hermosa ahora y amo a las personas que tengo”.

Natural de Parkersburg, Inglaterra, Hunter se enganchó desde muy joven a las drogas y, durante 10 años continuados, fue adicto a la heroína y las metanfetaminas. Este bucle de drogadicción hizo que su cuerpo se destruyese casi por completo y, de no ser porque consiguió mantenerse en rehabilitación, habría muerto.




Una cosa típica de este tipo de adicciones es que, a medida que pasaban los años, necesitaba más y más dinero para financiar las drogas, por lo que acabó perdiendo su hogar y se vio relegado a vivir en su coche.

En una entrevista para el medio Metro UK, el joven relataba el infierno en el que se convirtió su adolescencia: “Me echaron de la escuela y terminé pasando dos años y medio de mi vida en la cárcel. Me quedé atrapado en este ciclo de cárcel, adicción, rehabilitación y recaída. Llegó al punto en el que estaba tan drogado con metanfetamina y heroína que ni siquiera sabía mi nombre”.

A lo largo estos años, su vida ha peligrado en más de una ocasión, llegando a sufrir una fuerte sobredosis de la que casi no sale. Después de eso, entró varias veces en rehabilitación. Pero no fue hasta el sexto intento que tuvo éxito y, desde el 21 de febrero de 2018, se mantiene completamente libre de adicciones.

Él mismo cuenta que, a los 12 años, ya tuvo sus primeros contactos con el mundo de los estupefacientes. Explica que su familia siempre fue cariñosa y atenta con él, pero él se veían sumido en una depresión que, con los años, se fue agravando. Encontró en la droga un peligroso aliado a sus problemas de inseguridad.




Hunter mira ahora las imágenes de cuando estaba completamente consumido por la droga cada mañana como un recordatorio: nunca más debe volver a caer ahí si quiere seguir con vida y quiere cuidar de los que le rodean.

El proceso de recuperación no fue nada sencillo: se pasó cinco meses encerrado en un centro de rehabilitación en California, Estados Unidos. Después de esto, se mudó a Yuma, Arizona, dejando su casa en West Virginia, y ahí empezó una nueva vida, lejos de su tormentoso pasado.

Otra cosa que le ayudó mucho fue encontrar un grupo de recuperación en Facebook con el que, por primera vez en mucho tiempo, se sintió arropado por la comunidad. Allí consiguió entablar algunas amistades y reforzar la idea de que, con determinación podía salir de esta. Y así fue.

Ahora su aspecto luce mucho más saludable. De hecho, cuesta pensar que se trata de la misma persona que, hacía tan solo unos meses, tenía un pie en la tumba por culpa de sus adicciones.





Ahora que han pasado dos años de su reinserción a la sociedad, Hunter ha decidido dar un paso más en su vida, uno de los más importantes sin duda, y proponer matrimonio a la que es su pareja, Kyra Dawson.

La suya es una historia de la que tenemos mucho que aprender: “Quiero mostrarle a la gente que hay una manera de salir de la adicción, soy una prueba viviente de eso. Tengo la vida más hermosa ahora y amo a las personas que tengo”.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia de superación?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.