Dwayne Johnson es una actor al que llaman The Rock por algo: es más duro que el final de Titanic. Es una de las mayores estrellas del planeta y uno de los actores de Hollywood mejor pagados, acumulando en redes sociales una barbaridad de seguidores: solo en su cuenta de Instagram acumula más de 200 millones… una auténtica locura.

A pesar de que, cuando se pone en frente de las cámaras es una bestia musculosa imparable, cuando se pone detrás de ellas la cosa cambia bastante: es mucho más dulce, divertido y hasta vulnerable.

Compartir lo bueno (y lo no tan bueno)

Si lo seguís en sus redes, habréis visto que es un gran aficionado a compartir lo que hace en su día a día, ya sea a nivel laboral (sus rodajes, reuniones de negocio, etc.) o a nivel deportivo (rutinas de gimnasio dignas de los dioses olímpicos).

Y es que esto último es lo que nos ha traído hasta la noticia de hoy: el actor, que se encontraba en plena rutina de entrenamiento, sufrió un aparatoso accidente que le costó parte de su ceja… y todo por la sutileza de ponerse a lanzar cadenas por los aires; ahora lo entenderéis.

Este pasado fin de semana, La Roca estaba ejercitándose en su gimnasio cuando, en medio de un ejercicio que implicaba unas cadenas de unos 20 kilos cada una, se golpeó con estas la ceja y se abrió una herida que, al momento, empezó a sangrar.

En ese preciso momento, el actor cogió su teléfono y compartió el momento con sus seguidores, quienes ya están acostumbrados a este tipo de cosas:

«No estamos jugando tiddlywinks (un juego para niños que consiste en meter una especie de fichas de colores en un cubilete) y no estamos recitando canciones de cuna; se llama #ironparadise (el nombre de su gimnasio) por una razón y las cosas se ponen extremadamente intensas», explicaba el actor con la cara regada de sangre.

 





 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de therock (@therock)

«Lancé mis cadenas de 50 libras (23 kilos) para un un ejercicio de sudar y se enredaron y ahora necesito puntos de sutura», explicaba el actor antes de hacer lo que nos ha dejado a todos con la boca abierta: probar su propia sangre.

Johnson se pasó el dedo por encima de la sangre que le estaba chorreando de la ceja y se lo relamió: «um, está buena, volvamos al trabajo». En el texto del vídeo también hacía referencia a esto: «Prueba tu sangre, sigue entrenando y cósete después: reglas de la casa».

Por lo demás, dejar claro que la herida no parece muy seria, por lo que no creemos que el actor ni siquiera necesite puntos. Aun así, es curiosa la forma que ha tenido de afrontar esta situación: a la ‘americana’. Que cada uno haga sus consideraciones.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido esta nueva ocurrencia del actor? ¿Alguna vez os habéis bebido vuestra propia sangre? (Es broma, mejor no respondáis). 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.