Las elecciones en los Estados Unidos están al caer. El próximo 3 de noviembre el pueblo americano decidirá si continúan con su actual presidente, Donald Trump, o se decantan por la alternativa, el demócrata Joe Biden. Lo cierto es que todo parece apuntar a que este último será el elegido como nuevo presidente de la primera potencia armamentística del mundo… pero lo cierto es que, con esta gente, nunca se sabe.

¿Quién iba a decirnos, hace cuatro años, que un hombre como Trump, envuelto en polémicas, escándalos y con un flequillo hecho de algodón de azúcar iba a llegar a presidente de los Estados Unidos de América? Todo puede pasar y todo está por pasar.

Una campaña de batalla

La cuestión es que, estos días, se está celebrando la campaña más vehemente de la historia reciente del país de las rayas y las estrellas. Cada mitin es como un pequeño campo de batalla y, si algo ha quedado claro desde el principio, es que ninguno de los dos candidatos piensa ceder un solo ápice (por más que las encuestas digan lo que digan).

En este sentido, hoy nos centraremos en el último mitin que ha dado Trump y que, para sorpresa de nadie, ha estado plagado de falacias, faltas de respeto y frases grandilocuentes que ya son toda una marca de la casa (y que, por cierto, le encanta a su electorado).

La última metedura de pata

Ocurrió en Lansing, Michigan, una de las últimas paradas de la campaña del mandatario. Trump está centrado estos días en recuperar parte del voto femenino que ha perdido en los últimos años.

Para ello, el Presidente de los Estados Unidos ha soltado una frase que, a pesar de provocar la risa de los asistentes, tiene unas connotaciones que, como mínimo, dan para debate: prometió a las mujeres que “hará que sus maridos vuelvan a trabajar”… cosas de Trump.



Todo esto llegó después de que el actual presidente presumiese de haberlo hecho “genial con las mujeres” en las elecciones de hace 4 años (todos recordamos las desafortunadísimas frases que se publicaron de él por aquel entonces). Ahora, promete repetirlo: “Y va a volver a pasar. Porque las mujeres, de los suburbios o no, quieren seguridad. Quieren ley y orden”… no sé si esto es una promesa o una amenaza.

Vamos a hacer que vuestros maridos vuelvan a trabajar

Entonces, llegó la frase que tanto ha dado de qué hablar en las últimas horas: ″¿Y sabéis qué más? Voy a hacer que vuestros maridos… ellos quieren volver a trabajar… Vamos a hacer que vuestros maridos vuelvan a trabajar. Todo el mundo lo quiere”, señaló.

Aquí os dejamos el vídeo con el momento:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta intervención de Trump? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.