La segunda temporada de ‘La Isla de las Tentaciones’ ha llegado a su final… y todo en su conjunto ha sido una locura. El miedo que teníamos con esta edición es que no fuese a estar, si quiera, a la altura de la primera… pero lo cierto es que no solo lo estuvo: la superó con creces. Es cierto que no tuvimos un momento ‘¡Estefaniaaaa!’, pero la escapada de Melyssa a la villa de los hombres no estuvo nada mal, la verdad…

Y es que, precisamente de la expareja de ella, Tom, es de quien queremos hablar hoy.

Crónica de una ruptura anunciada

Melyssa y Tom llegaron a la isla asegurando quererse mucho… pero lo cierto es que algo olía bastante mal desde el principio, sobre todo por parte de él. A la primera de cambio, el francés ya estaba ‘conociendo en profundidad’ a una de sus tentaciones, y no tardó en lanzarse con ella a los brazos de la lujuria.

A todo esto, Melyssa, quien era su pareja en ese momento, veía atónita cómo su vida, la que había empezado a construir con Tom, se desmoronaba por completo. Después de una hoguera de confrontación (y muchas lágrimas de por medio), la cosa acabó de saltar por los aires.

A pesar de que, en un principio, ambos se fueron solos del programa, Tom prometió a Sandra, su tentación, que la esperaría y, por lo que pudimos ver en el reencuentro, tres meses después, siguen juntos y, no solo eso, sino que ya están viviendo bajo un mismo techo.

La llamada de la discordia

Ahora que todo parecía más o menos estabilizado, han saltado todas las alarmas: ayer, cuando nadie se lo esperaba, en ‘Sálvame’ salieron a la luz unos audios comprometedores, que ya han provocado que muchos califiquen la relación de Tom y Sandra de ‘montaje’.

Al parecer, el programa ha sacado a la luz lo que podría ser un intento de montaje que la pareja pretendía llevar a cabo para vender una exclusiva… todo un clásico de la televisión del corazón.



Es algo retorcido pero imagínate unas fotos en una tienda de bebés

Todo comenzó cuando, hace unos días, Sandra, presuntamente, se puso en contacto con un periodista para proponerle que le sacase unas fotos mientras, acompañada de Tom, acudía a una tienda de productos para bebés… ¿veis por dónde van los tiros?

«Te he llamado porque hemos estando dando una vuelta, es algo retorcido pero imagínate unas fotos en una tienda de bebés», puede escucharse en la grabación recogida de aquella supuesta llamada telefónica.

Un plan algo retorcido

El periodista, al parecer, le dijo que le parecía ‘demasiado pronto’ para publicar una información así, a lo que Sandra le habría contestado: «Ahora una inmobiliaria». Al parecer, Pica ya estaba hasta barajando la cantidad de dinero que podrían cobrar por la exclusiva.

Ahora una inmobiliaria

«Nosotros estamos aquí, no hay problema, luego hablamos de dinero, unos 1.000 euros por cabeza es una buena exclusiva realmente», dejó caer la joven, que recibió el asentimiento desde el otro lado de la línea.

 

 

Aquí os dejamos parte del audio:

Teniendo en cuenta todo esto, lo cierto es que parece bastante claro que se tramaban algo ‘sucio’… y es que todos los colaboradores de ‘Sálvame’ coincidieron en que, para tratar una exclusiva, no se puede hacer de esta forma.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta situación? ¿Creéis que de verdad había una mala intención detrás de la pareja?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.