Sentirse a gusto en nuestra propia piel es esencial para ser felices, y a pesar de que lo esencial está en nuestro bienestar emocional y mental, hay personas a las que hacerse algún que otro retoque les ha echado una mano.

Honza Šimša es un joven checo de 26 años que quiere cumplir su sueño de parecerse a Barbie. En su camino para lograrlo, ya ha gastado casi 20.000$ y cada vez se siente más a gusto cuando se mira al espejo.

Una odisea

Honza se ha inyectado botox y tiene relleno en los labios, mejillas y barbilla. Entre sus operaciones más caras destaca un levantamiento de labios (lip fit) para el que no encontraba ningún doctor y tuvo que viajar hasta Eslovaquia.

«Me costó tiempo encontrar al cirujano adecuado. Hablé con varios y muchos pensaban que lo que quería no era posible. Entonces encontré un doctor en Eslovaquia que me pudo ayudar. La recuperación fue dura, pero quedé muy satisfecho con los resultados«, explica Honza.

Barbie busca a Barbie

«Me atraen las mujeres, pero algunas chicas tienen un problema con mi apariencia, porque las confunde. Estoy soltero ahora, y por mí perfecto«. Sin embargo, espera encontrar algún día a una persona con la mente abierta que no lo juzgue por su look y, sobre todo, que lo respete.



Sobre su ‘prototipo’ de chica, asegura que le gustan con un estilo parecido al suyo. «Me gusta que las chicas con las que salgo tengan el mismo look, el de la muñeca de plástico Barbie. Ya me gustaba a mí mismo cuando era más típicamente masculino, pero ahora soy incluso más feliz y me gustaría tener más cirugías«.

Las miradas, no siempre positivas

En cuanto a su look, comenta que suelen mirarlo y a lo largo de estos años ha recibido comentarios despectivos. «Algunas personas todavía tienen actitudes antiguas y porque luzca como un chico, pero tenga labios gruesos y lleve maquillaje, llamo la atención, lo que no siempre es positivo«.

Es por ello que ha tenido que adaptar su estilo, por ejemplo, para ir al trabajo. «Sé que mi look es extremo y en el pasado he tenido problemas en trabajos por eso. Ahora cuando voy al trabajo, luzco masculino, llevo ropa de hombre y nada de maquillaje«. Además, Honza tiene su propia tienda especializada en pestañas y ropa del estilo Barbie.

Los próximos pasos

Sobre lo que le depara el futuro, Honza tiene claro que su transformación no ha acabado. «Quiero una nueva nariz y también quiero implantes en el trasero para que mi cuerpo tenga forma de S – casi como si hubiera sido photoshopeado«.

«quiero que mi cuerpo tenga forma de s»

Finalmente, tiene un mensaje para aquellas personas que hacen comentarios solo para hacer sentir mal a los demás. Él tiene muy claro que no va a dejar que se interpongan su camino ni que las críticas le afecten.

«ser diferente debería celebrarse, no juzgarse»

«Intento ignorar a la gente que es negativa conmigo. La gente juzga lo que ve a simple vista pero no me conocen como persona. Sí, soy un chico que luce como Barbie, pero eso no significa que la gente pueda ser desagradable. Ser diferente debería celebrarse, no juzgarse«. Mejor dicho, imposible.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: ladbible thesun