‘¡Ahora caigo!’ es uno de los concursos más locos de nuestra televisión. El espacio, presentado magistralmente por Arturo Valls, ha conseguido convertirse a lo largo de estos años en todo un referente de la cultura y la diversión…. y no es para menos: es el programa con más chistes malos por centímetro cuadrado.

Esto es gracias, en gran parte, a que Valls ha sabido mezclar perfectamente humor y cultura, haciendo que el programa se haga muy ameno y divertido para el espectador. Otro mérito que tiene el presentador es que sabe sacarle el máximo jugo a los concursantes, exprimiendo todas las oportunidades que estos, conscientes o no, le ofrecían.

Situaciones demasiado surrealistas

Un clásico son ya las presentaciones de los concursantes que se disponen a intervenir y que, por lo general, vienen cargadas de sorpresas, algunas de las cuales son tremendamente surrealistas (para alegría de nosotros… no sé vosotros).

La cuestión es que el pasado miércoles 21 de octubre, el presentador tuvo que enfrentarse, casi por primera vez, a un enfado creciente que nacía de su interior. El motivo, como veréis a continuación, estaba más que justificado, y lo cierto es que pone de los nervios a cualquier persona que lo vea.

Carlitos fue el concursante que tuvo que enfrentarse a la ronda de preguntas desde el perímetro de los concursantes. En su mano estaba derrotar al aspirante y subirse al podio para llevarse el bote… pero lo cierto es que la jugada no le salió como estaba previsto.

Un fallo garrafal

Por lo general, cuando toca una pregunta cuya respuesta es un año o un siglo, los concursantes empiezan a decir números a lo loco para ver si aciertan, sobre todo si se trata de un siglo. Pero es que lo que pasó este miércoles es muy ‘heavy’.



La pregunta era el siglo en el que Marie Curie se convirtió en la primera profesora de la Sorbona e, independientemente de conocer o no la respuesta, lo cierto es que, teniendo en cuenta que solo llevamos 21 siglos desde el nacimiento de Cristo, dar con el correcto no tendría que haber sido muy complicado…

“Nunca me ha pasado, pero me he enfadado ahora”, aseguraba el presentador valenciano ante la visible vergüenza que sentía el concursante después del fallo estrepitoso que había cometido.

La cosa va de siglos…

El concursante, literalmente, enumeró siglo a siglo, pero deteniéndose en diecinueve, justo antes de pronunciar el veinte, que es el que le hubiese dado la victoria…

«Pero tío… ¡Sigue contando! ¿Por qué paras en el siglo XIX?», le espetó el presentador al que, lamentablemente (aunque no para nosotros), le tocó dejar caer por la trampilla al desafortunado concursante. Creo que nunca se le volverá a olvidar ese siglo.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido este fallo? ¿No os parece un clarísimo ejemplo de cuando los nervios te juegan una mala pasada? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Periodista Digital.