En el amor no hay nada escrito. Cada relación es un mundo; cada persona tiene sus preferencias y lo disfruta a su manera, y lo cierto es que sobre eso no existe manual que nos diga cómo hay que actuar.

Cuando el amor es sano y equilibrado, la sensación es maravillosa. No elegimos de quién nos enamoramos, así que nos podemos llegar a encontrar de una persona que no sienta lo mismo que nosotros y, por tanto, no seamos correspondidos.




Superar un amor no correspondido puede ser una tarea problemática, pero la realidad es que ese final ideal que tenemos en la mente puede no llegar y hay que aceptarlo porque la prioridad en tu vida eres tú.

lady and the tramp love GIF




Sobre el amor no correspondido y sobre lo ‘particular’ que puede ser el amor trata la historia de hoy. Si queréis ver una de las citas más extrañas de la historia, os aseguramos que estáis en el sitio adecuado.

Godzilla Deal With It GIF

Un amor de película (de terror)

Seira Watanabe es una joven japonesa de 13 años de edad a la que le encanta Godzilla. Así que decidió escribir a un programa para poder ir a una cita con el amor de su vida: el rey de los Kaiju.

El programa ‘Tantei! Knight Scoop!’ se dedica a hacer realidad las peticiones de los espectadores (suelen ser un tanto particulares). Dicho y hecho, lo prepararon todo para que Seira pudiera disfrutar de una cita romántica.

«Mi amor es tan grande que me encantaría casarme con Godzilla«




Más allá de lo emocional

El programa siguió a la joven hasta su casa, donde mostró a las cámaras su impresionante colección de figuras del animal. Además, también enseñó sus dibujos sobre sus fantasías con el animal e imitó su rugido.

Poco se imaginaba que fuera la esperaba el rey de los monstruos para disfrutar juntos de una cita…

Cuando lo vio fuera de su casa, una ola de emociones se apoderó de la joven: empezó a temblar de los nervios e hizo amén de que le faltaba el aire. El ‘amor’. El vídeo es lo más random que veréis hoy, de verdad.

Ambos visitaron el Museo Godzilla en la Isla de Awaji en Japón, donde fueron vistos de la mano mientras observaban las distintas figuras y cuadros que hay en su interior.

Luego fueron a comer, pero a pesar de los intentos de la joven, Godzilla no podía masticar. Así que Seira hizo ver que le daba de comer y le hacía un té.
Finalmente, se fueron a la playa donde disfrutaron de unas vistas de ensueño y un muy incómodo beso. Pero la cosa no acabaría ahí…
Seira le pidió matrimonio, pero él tuvo que declinar la oferta, ya que el único amor de Godzilla son las ciudades destrozadas a su paso. Eso sí, a pesar del amargo final, Seira tuvo la cita de su vida.

¿Qué os ha parecido esta historia? ¿Recuerdas haber visto algo similar? 





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: kotaku