Cuando nos subimos a un avión sabemos que hay unas determinadas normas de comportamiento que debemos cumplir para garantizar que todo el mundo tenga un buen viaje. Sin embargo, lo que no esperaríamos es que no nos dejaran entrar en un avión solo por nuestra forma de vestir.

Precisamente esta situación tan discriminatoria es la que vivió una mujer estadounidense que denunció a Southwest Airlines a través de redes sociales.

El incidente sucedió en el aeropuerto de LaGuardia en Nueva York cuando Kayla Eubanks no pudo subir a un avión hacia Chicago por llevar un top sin mangas.

 Por lo visto, la aerolínea prohibió el embarque de la joven de 22 años por “violar el código de vestimenta” y Eubanks explicó que calificaron su forma de vestir y, concretamente, su escote de ser obsceno y ofensivo.

“Normalmente visto camisetas o jerséis, pero en Chicago se suponía que estarían a casi 30 grados y el vuelo solo debía durar una hora y media”.

El momento en que le dijeron que no podía volar por llevar un top sin mangas fue realmente incómodo, sobre todo cuando el personal hizo comentarios sobre su pecho.

“No puedo quitármelas. Soy una mujer y son mías. No puedo dejarlas en casa. No puedo desprenderme de ellas cuando quieras. Así que cuando me decís que una parte de mi cuerpo es ofensiva, no sé realmente qué queréis”.

Finalmente pudo volar poniéndose una camiseta que le dio el personal de vuelo.



Después de que los tuits de Kayla se viralizaran, la compañía no tardó en presentar un comunicado en el que decían haberse disculpado personalmente con Kayla Eubanks. Pese a eso, quisieron decir que el código de vestimenta existe para tener un entorno dedicado a las familias.

Para Kayla Eubanks, el reembolso del vuelo no es una solución real al problema y a la situación discriminatoria que vivió.

“Creo que deben actualizar su política. Creo que debe ser no discriminatoria. Creo que como mujer y, especialmente como una mujer negra, mi cuerpo es constantemente sexualizado y comentado por razones políticas y eso no es justo.”

Además, también quiso hacer hincapié en que no era aceptable dejar la interpretación de esta medida en manos de los empleados de la aerolínea.

¿Habéis vivido nunca una situación parecida?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: upsocl