Que te echen del trabajo es una faena (ironías de la vida). Es algo muy desagradable, pero a todos nos ha tocado en algún momento y, lamentablemente, es un riesgo que debemos aceptar en el momento en el que aceptamos un trabajo.

A pesar de que, en ocasiones, nos despiden de forma fulminante, sin ningún tipo de señal previa que pudiese alertarnos de lo que iba a ocurrir, lo habitual es que sí podamos olernos la tostada.




Por eso, hoy os hemos traído unas cuantas señales a las que podéis prestar atención, y que os ayudarán a saber que, como mínimo, algo no está yendo bien en vuestro puesto de trabajo.

1¿Te están quitando trabajo?




Esto es particularmente grave si, además, te lo están quitando para dárselo a tus compañeros. Si no hay una explicación razonable detrás, puede que estés ante una evidente mala señal. Puede que (y es solo una suposición), estén reasignando tus tareas para cuando ya no estés.

2Cambios de departamento express

Un cambio de departamento no es necesariamente malo… el problema es cuando lo hacen de imprevisto y por motivos opacos. En caso de que no sea así, puede que estén buscando nuestra incomodidad para que, tarde o temprano, acabemos marchándonos por nuestro propio pie.

3La frialdad con de los superiores

Si tus superiores siempre han sido fríos, puede que no tengas de qué preocuparte. El problema viene cuando, de la nada, estos empiezan a tomar distancia contigo, mostrando una actitud fría que ANTES no mostraban. Ve descargándote el InfoJobs.

 


 

4Falta de expectativas

¿Tu trabajo es cada vez más monótono? Puede que te estén quitando proyectos de futuro porque quieren que te canses y te vayas. No te salen nuevos proyectos ni la empresa muestra interés por darte nuevas responsabilidades. Si hablas con tus superiores y esto no cambia, puede que tengas que replantearte las cosas.

5Te dejan de lado en los nuevos proyectos

Si tu empresa está constantemente desarrollando nuevos proyectos y a ti te dejan de lado, mala señal. Los proyectos de futuro son fundamentales para tu desarrollo profesional, y que no te incluyan en ellos puede ser señal de que te consideren prescindible.

 

 





 

6No puedes decidir nada

Si, de un día para otro, tus superiores coartan todas tus decisiones y no te dejan decidir sobre absolutamente nada, puede que estés ante una nueva señal de que la cosa no va bien.

7No te invitan a ninguna reunión

Las reuniones de trabajo son importantes, ya que ahí es donde se toman algunas de las decisiones más cruciales sobre los futuros proyectos de la empresa. Si no te invitan es que no cuentan contigo para ello… la cosa pinta mal.

8Ha desaparecido el feedback positivo

Estás haciendo tu trabajo perfectamente y cosechando buenos resultados, pero tus jefes se empeñan en no felicitarte y en no transmitirte ningún tipo de feedback positivo. Esta puede ser una señal de que no estén contentos contigo y que, en breves, tengan la intención de prescindir de tus servicios.

 



 

 

9La gente empieza a hablar

Puede que lo que te esté pasando sea muy evidente hasta el punto de que la gente a tu alrededor empiece a comentarlo. Si todo el mundo se da cuenta de que algo no va bien… ya sabéis aquello de que cuando el río suena…

10Cada pequeño fallo es un mundo

Todos cometemos errores y, en esa misma dirección, lo normal es que nuestros superiores nos los corrijan. Pero eso es una cosa y una muy diferente es que, al mínimo fallo, nos caiga una bronca descomunal, sobre todo si no pasa lo mismo con otros de nuestros compañeros de trabajo.

A vosotros, ¿Qué os han parecido estas señales? ¿Alguna vez las habéis sentido en vuestras carnes? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.