Esta segunda temporada de ‘La Isla de las Tentaciones’ está siendo una auténtica locura. Si la primera ya te había parecido bestia, en comparación con la que está actualmente en emisión queda a la altura de un juego de niños… y es que la cosa está que arde y, ahora que ya estamos llegando al final, la cosa, previsiblemente, acabará explotando por completo.

Marta y Lester, al principio, apuntaban a ser los dos que se llevarían los ‘mejores momentos’ de esta edición… pero nos equivocábamos. A pesar de que ambos demostraron tenerse muy poca fidelidad el uno con el otro, lo cierto es que el protagonismo de la segunda temporada de este tentador programa se lo llevó el triángulo amoroso formado por Melyssa, Tom y Sandra… y es que es de esta última, la tentadora, de la que queremos hablar hoy.




Sandra, la tercera en discordia

Ya hemos hablado mucho de todo lo que aconteció alrededor de la hoguera de confrontación que vivieron Tom y Melyssa esta misma semana. La cosa se fue de madres y, después de un largo y tenso intercambio de reproches, cada uno tomó su camino por separado.




Pero nadie hablaba de Sandra, la tercera parte en discordia en todo esto, y por eso estamos hoy aquí.

Sandra Pica llegó a este programa dando un golpe en la mesa: desde el primer momento, se posicionó como una de las tentadoras clave para cambiar la vida de Tom. Desde entonces, la catalana ha conseguido una gran cantidad de apoyo fuera y, actualmente, es toda una influencer con 158.000 seguidores en Instagram (ya era famosa de antes eh, no estamos diciendo que se lo deba todo al programa… que luego os enfadáis).


El corazón de Tom, en el bolsillo

Sandra consiguió convertirse en la amante de Tom Brusse, empezando con él un apasionado romance que, como era de esperar, acabó con la relación que el francés ‘traída de casa’ con Melyssa.

Las cosas que, desde entonces, han pasado en ‘Villa Montaña’ son indescriptibles (literalmente, porque si lo hacemos tendríamos que poner un aviso para mayores de edad por ‘contenido explícito’).

Ella es, sin duda, una de las protagonistas de la edición y, si no fuese por el juego que ha dado, esta segunda temporada no sería lo que es hoy. Ella, consciente de eso, publicó hace una semana lo siguiente: “A veces me lanzo al vacío, ya no le tengo miedo, me hice amiga de él”… una frase que la define perfectamente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de S A N D R A P I C A (@sandrapica) el

Tom y su poco aguante

El empresario marroquí no tardó demasiado en dejarse llevar por los encantos de Sandra y por la pasión que se desprendía del Caribe. A la que llevaba dos noches en la casa con las tentaciones, ya estaba completamente entregado ‘a lo que pasase’.

La primera hoguera que le tocó vivir a Melyssa fue una auténtica locura, y le sirvió a esta para comprobar que sus creencias sobre Tom eran ciertas: no la quería y, a la primera de cambio, se iría con otra.





Influencer de moda

Sandra, que ahora tiene 21 años, empezó en esto de la tele cuando recién cumplió los 18. Pudimos verla por primera vez en ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ y, aunque no se llevó nada en ese momento, ahora sí que ha conseguido ser uno de los rostros más conocidos de la prensa rosa.

Su sueño siempre había sido el de ser influencer y modelo y, de hecho, estudia moda. Con el empujón de fama que ha conseguido con el programa, lo más seguro es que ya no tenga nada más de qué preocuparse.

Ahora solo queda esperar a ver cómo acaba su historia de amor (o desamor) con Tom.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido el paso de Sandra por el programa? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.