Ser fotógrafo de bodas y comuniones es un trabajo digno (en algunas ocasiones), pero sin duda resulta mucho más apasionante poder capturar todo tipo de animales salvajes desde cerca.

Suren Manveluan es un fotógrafo dedicado y apasionado que ha conseguido acercarse tanto a algunos animales que ha hecho primerísimos planos de sus ojos. Así que, a continuación, os proponemos que intentéis acertar a qué animales pertenecen los siguientes ojos.




Pero si os es muy difícil no os preocupéis, en el título de cada foto os daremos una pista.

1Ojos que te miran deseando escupirte




Efectivamente, estos ojos tan peculiares son los de una llama, las primas escupidoras de los camellos (no los de tu barrio).

2En la nieve es donde deben estar

Este ojo azul hielo pertenece a un perro, concretamente a un husky siberiano que, como mucho sabréis, a menudo tienen heterocromía y un ojo de cada color.

3¡Menudas pupilas!

Por la noche brillan como dos faros puesto que estos animales nocturnos usan su magnífica visión nocturna para cazar por la noche, ya que estos son los ojos de un búho.

 




 

4La mirada tierna de Sombragris

Si no habéis pillado la referencia es porque no habéis leído o visto El señor de los anillos. En cualquier caso, por sorprendente que parezca, este es el ojo de un caballo.

5Los ojos de Medusa

Los ojos de los cocodrilos del Nilo acojonan tanto o más que sus dientes. Esperamos no tener que mirarlos nunca de tan cerca.

6Si os decimos que se trata de un pájaro seguiréis sin acertar

Estos ojos que parecen ser de un alienígena de otro planeta son, en realidad, los ojos de un bonito y colorido guacamayo.





7Más peligroso que el cocodrilo del Nilo

«Conviven» en un mismo espacio con los cocodrilos y, por mucho que parezcan vacas de agua, la realidad es que los hipopótamos son animales muy agresivos y territoriales.

8Incluso en sus iris hay chepas

El camello tiene unos ojos realmente peculiares y, como podéis comprobar, incluso su iris dibuja jorobas.

9Son de los humanos, primos hermanos

Este podría ser el ojo de un humano y, aunque no lo es, mucho se le acerca ya que pertenece a un mono, concretamente a un chimpancé.

10Ojos domésticos

Muchos lo habréis reconocido rápidamente ya que posiblemente veis dos de estos a diario en casa, puesto que este ojo pertenece a un gato.



¿Habéis acertado la mayoría? ¿Os ha sido muy difícil?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: segnorasque