La genética es una auténtica locura… y eso es algo que podréis comprobar con la historia que os traemos hoy. Lo primero que tenemos que hacer viajar hasta la hermosa isla de Buton, en Indonesia. En esta localización, la mayoría de los habitantes son de pelo castaño y ojos oscuros… pero hay una tribu que tiene los ojos del azul más profundo que verás en tu vida… todo gracias a una curiosa mutación genética.

Las fotografías que os enseñaremos a continuación son del fotógrafo Korchnoi Pasaribu quien, fascinado por esta particularidad genética, fue el pasado 17 de septiembre a conocer a esta tribu en persona, e hizo un reportaje fotográfico maravilloso.

El tema central de la foto son los ojos azules de los habitantes de esta zona… y es que son tan atrapantes, que no hay forma de centrarse en otra cosa. Olvídate de todos los ojos bonitos que habías visto hasta ahora: saluda a tus nuevos ‘dioses’.

Lo cierto es que esta mutación genética tiene un nombre concreto: el síndrome de Waardenburg. Esta condición afecta a una de cada 42.000 personas a nivel mundial, y lo curioso es que una gran cantidad de los integrantes de esta tribu comparten esta característica.

1Viva la heterocromia

Lo bonito de este rostro es que, en una sola imagen, tienes la luz y la oscuridad. Una mirada inolvidable.

2La dualidad de la mirada

Es impresionante como, en un mismo rostro, se puede tener un contraste tan bestia. Con imágenes como estas, no necesitamos la ciencia ficción para nada.

3No es oro todo lo que reluce



Las personas que padecen este síndrome pueden llegar a sufrir de sordera congénita.

4Otros síntomas visibles

Las personas que sufren del síndrome de Waardenburg también pueden sufrir de albinismo parcial.

5Articulaciones delicadas

El tema de las articulaciones también es un asunto serio, ya que pueden tener dificultades para estirarlas por completo, llegando a tener extremidades contraídas ligeramente de forma permanente.

6La separación entre los ojos

Las personas que sufren de este síndrome también pueden tener los ojos más separados de lo normal, cosa que no implica necesariamente dificultades en la visión.

7Riesgos neurológicos

Las personas que sufren de este síndrome también pueden llegar a padecer de una cierta disminución de sus capacidades intelectuales.

8Una tribu única

Independientemente de todo lo que comporta esta particularidad genética, lo cierto es que la mirada de esta tribu no deja a nadie indiferente.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de esta tribu? ¿Conocéis a alguien que sufra este síndrome? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mi Brújula.