Beber alcohol nunca es bueno para el organismo. Es mucha la mitología que existe alrededor del tema de ‘beberse una copa de vino al día’ o ‘tomarse una caña después de hacer ejercicio’… pero todo esto, en gran medida, es mentira. Hablando rápido y mal, el alcohol intoxica nuestro cuerpo, y hoy veremos todo el proceso por el que pasamos cada vez que bebemos una copa de lo que sea (a mayor graduación, peor)

Antes que nada, no me malinterpretéis: yo bebo cerveza casi a diario. Pero es importante saber la realidad de lo que hacemos, aunque no sea tan bonita como nos lo han pintado.

alcohol booze GIF

Tomar alcohol con moderación no nos va a matar, eso es evidente. Podemos hablar de algunas ‘propiedades positivas’, pero siempre habrá mejores alternativas (aunque no tan ricas y refrescantes).

Cuando nos bebemos algo que contiene alcohol, lo que suele pasar es que, aproximadamente, un 20% de este se absorbe por el estómago, mientras que un 80% por el intestino delgado. De ahí pasa al torrente sanguíneo y, después, al resto de los órganos.

Drunk Zach Galifianakis GIF

Cuando empezamos a sentirnos ‘mareados’, es porque el etanol que contienen las bebidas alcohólicas empieza a afectar al funcionamiento de nuestro cerebro (que ya de por sí funciona regular). La particularidad de esta sustancia es que, al tener un peso molecular muy bajo, se absorbe muy rápidamente por el organismo, por lo que, al tomarnos muy poco alcohol, puede que ya empecemos a notar los efectos.

Una cosa que debemos tener en cuenta es que el alcohol llegará antes a nuestro torrente sanguíneo (y con más fuerza), si no hemos comido bien antes de la ingesta. Los alimentos hacen de ‘colchón’ y esto determinará en gran parte la velocidad a la que el etanol llega a nuestra sangre.

amy poehler drinking GIF by IFC

A partir de ese momento y con las primeras bebidas, empezaremos a sentir esa sensación de ‘relax’ propia de los primeros tragos. El etanol ya está haciendo ‘estragos’ en nuestro cerebro.



Cuanto más etanol tengamos en nuestro cerebro, más sensación de ‘sueño y cansancio’ tendremos… y esto empezará a afectar también a nuestra memoria… y aparecerán (si seguimos empinando el codo) las clásicas ‘lagunas de borracho’: «¿Te acuerdas qué hice ayer?».

Happy Hour Reaction GIF by Cheezburger

El alcohol hace también que nuestro cerebro libere norepinefrina, adrenalina y cortisol. Estas sustancias provocan un aumento en nuestra frecuencia cardiaca y dilatan nuestras vías respiratorias, cosa que permite que más oxigeno llegue al cerebro y, por lo tanto, se incremente nuestra capacidad sensorial.

Pero el factor principal que nos hace que relacionemos el alcohol con algo positivo es que producimos bastante dopamina, el neurotransmisor de la felicidad… y esto, como ya os podéis imaginar, hace que nos sintamos muy bien. Cuanto más bebamos, más eufóricos nos ponemos.

Celebrate Here Here GIF by CHANDON CALIFORNIA

Con el consumo de alcohol, nuestro estómago empieza a generar más ácidos gástricos, cosa que, en exceso, puede irritar la mucosa interna y causar erosiones, de ahí a que, al día siguiente, nos duela la barriga e, incluso, tengamos ardor gástrico.

Liberamos aproximadamente un 10% del alcohol que consumimos a través de la orina y la respiración, de ahí a que la policía nos haga ‘soplar’ los espirómetros para tener un aproximado de nuestra tasa de alcohol en sangre.

Happy I Love Lucy GIF

El alcohol provoca también que nuestros riñones eliminen más agua de la que deberían, por lo que vamos más al lavabo y, por lo tanto, nos deshidratamos más, ya que nuestro cuerpo intenta compensar la carencia de líquido pillándolo de otros órganos. Uno de los órganos que más líquido pierde es el cerebro a través de la deshidratación de las meninges, cosa que, al día siguiente, nos provoca el característico dolor de cabeza de la resaca.

A la que el alcohol empieza a desfilar por nuestro organismo, también se inhibe la hormona antidiurética, y esto hace que orinemos más, colaborando en esta espiral de la deshidratación. Todo esto provoca que, al tener resaca, tengamos mucha sed.

happy hour drinking GIF

Pero… ¿por qué vomitamos?

Cuando el hígado metaboliza el etanol, se produce una sustancia ‘avinagrada’ llamada acetaldehído, cosa que es bastante tóxica para el organismo, y que afecta al hígado, al cerebro y a las paredes del estómago, provocando náuseas, vómitos, acidez y ese maldito dolor de cabeza. Como podéis ver a estas alturas, todo está enfocado a que nos sintamos muy, pero que muy mal.

Otra cosa que ocurre es que nuestros niveles de glucosa en sangre disminuyen, cosa que se junta con la pérdida de minerales por la deshidratación, dando como resultado una sensación generalizada de ‘debilitamiento’ y la característica ‘visión borrosa’ del borracho.

pouring cary grant GIF



Todas estas carencias nutricionales hacen que solo tengamos ganas de beber agua y comer, para compensar dentro de lo posible todo lo que le está faltando a nuestro organismo. Un churro a tiempo puede salvarte la vida.

Hemos venido a esta vida a sufrir, y si algo queda claro es que lo bueno tiene un precio. Supongo que el truco es hacerlo todo con moderación e intentar ser consciente del funcionamiento de tu cuerpo para compensar constantemente las carencias que le estás provocando.

drunk marilyn monroe GIF by hoppip

A vosotros, ¿Qué os ha parecido toda esta información? ¿No os han dado un poco ganas de tomaros una cerveza? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Harmonía.