Esta es la historia de Shai Fishman, un estadounidense que puso fin a su matrimonio para empezar una relación poliamorosa con dos mujeres.

Shai, de 46 años de edad, estuvo casado durante 13 años con Danielle. Un día, viendo la televisión, empezó a ver un programa en el que hablaban sobre el poliamor y la idea de abrir la relación.  Según Shai, mantener una relación monógama le impedía crecer como persona y vio que una relación abierta podría ayudarle a sentirse completo.




Tras hablarlo y darle muchas vueltas durante seis años, Shai y Danielle decidieron probar el poliamor, pero no funcionó de la misma forma para los dos. Danielle no quería compartir con sus hijos el tipo de relación que tenían y al final se separaron en 2014.




Dos años después, Shai conoció a través de un sitio web para ligar a Lea y Krissy, sus actuales novias. Ambas se consideraban «monógamas» en sus perfiles… Pero la cosa cambió, como estaréis suponiendo. «No dejé que eso me impidiera conectar. Nunca sabes lo abierta de mente que puede ser una persona«, cuenta Shai.

Ahora los tres mantienen una relación abierta, y cada uno de ellos tiene relaciones con otras personas más allá del trío, tanto emocionalmente como sexualmente. «También hay ocasiones en que tienen compañeros; los llamaría conexiones. Ninguna de ellas tiene una pareja a largo plazo aún. Es algo entre una relación puntual y una relación cometida«.

«La mayoría de personas no se dan cuenta de que hay otra opción en el menú. Estuvimos juntos durante 19 años y las cosas han cambiado. Siempre he tenido preguntas sobre la monogamia y el estar con una sola persona«, explica Shai.




Y de tanto probar, según el propio Shai explica, ha perdido la cuenta de las mujeres con las que ha estado.

«De hecho, seguramente he salido con más mujeres monógamas de las que puedo contar y he abierto mentes. Si la mayoría de relaciones monógamas rompen, la gente inevitablemente se empieza a hacer preguntas y dicen, ‘vamos a mirar esta otra opción’«.

Tras el divorcio con Danielle, Shai decidió hablar con sus hijos y la respuesta no pudo ser más positiva.

«Ahora soy muy abierto con los niños. Después de divorciarme, les expliqué el concepto del poliamor y las relaciones alternativas y les dije que su padre lo era. Se ha convertido en su nueva normalidad. Hay momentos en que se preocupan por lo que sus amigos puedan pensar pero todos nuestros vecinos lo han aceptado«.





«Nuestra familia y nuestros amigos han sido comprensivos y en cuanto a hacerlo público, no somos demasiado cariñosos pero cuando lo somos, nos miran, pero nadie dice nada«, concluía.

En cuanto a lo que le ha supuesto el poliamor en el ámbito personal, Shai lo tiene claro. «El poliamor me ha ayudado a crecer exponencialmente  tanto emocional, erótica, espiritual y profesionalmente, y he tenido la oportunidad de estar al servicio de más personas. Solo quiero que la comunidad tenga un asiento sobre la mesa en cuando a discutir cómo la gente puede encontrar la felicidad en las relaciones abiertas«.

«Creo que el argumento de la monogamia frente al poliamor se simplifica a menudo teniendo en cuenta lo complejas que son estas ideas. Compararlas no es útil. Al contrario, se trata más de qué estrategias ayudan a la gente a satisfacer sus necesidades y encontrar la felicidad. La gente necesita tener estas conversaciones y comunicarse con su o sus parejas para ver si están consiguiendo la libertad, el desarrollo, la sanación y las oportunidades  que desean«, concluye.

Sin duda, un ejemplo claro de que tres no son multitud. Nos alegramos muchísimo de que los tres hayan podido encontrar la felicidad, ¡y esperamos que les siga yendo así de bien!

¿Estás de acuerdo con las declaraciones de Shai? ¿Le propondrías a tu pareja una relación poliamorosa?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: thesun