El verano ya nos queda cada vez más lejos. El frío está empezando a hacer acto de presencia en nuestras vidas… y lo previsible es que la cosa siga así hasta de aquí unos cuantos meses (a no ser que el cambio climático nos sorprenda, que todo puede ser).

Atrás quedan ya esos días sentados en los chiringuitos, disfrutando de unos mojitos helados y del sol tostando nuestra piel mientras nos preparábamos para sumergirnos en las aguas de la playa que aguardaba frente a nosotros.




Dog Sunbathing GIF by MOODMAN

Hay gente que prefiere chapotear en la costa para mojarse un poco y, simplemente, refrescarse. Pero hay otros que prefieren adentrarse en el mar y explorar un poco los misterios que este aguarda.




Hoy tenemos que hablaros de este último caso, ya que el protagonista de nuestra noticia de hoy, quizás, pecó de ser demasiado curioso… y casi lo paga muy, pero que muy caro.

Ryder y sus amigos estaban echando la tarde en su embarcación, navegando en medio del mar intentando avistar el mítico tiburón peregrino, el cual, a pesar de llamarse ‘tiburón’, no se alimenta de carne, ni tiene dientes para atacar o defenderse.

Se trata de un espectáculo animal muy atractivo… pero para el que hay que tener mucho cuidado, sobre todo si no quieres que te paso lo que le pasó a Ryder.

Como podemos ver en el vídeo, el hombre saltó al mar de golpe pensando que se trataba de uno de estos tiburones y, así, poder verlo de cerca. El problema es que, al caer en el mar y ver al escualo de cerca, se percató de que se trataba de un tiburón blanco.




El vídeo, que es bastante breve, dura lo suficiente como para que podamos percibir el pánico que se vive en el instante en el que el protagonista empieza a nadar despavorido de vuelta hacia la barca.

Aquí os dejamos el vídeo con el momento:

Ahora, para informaros un poco mejor, tiraremos de la Wikipedia: el tiburón peregrino es una especie de elasmobranquio lamniforme de la familia Cetorhinidae, siendo el segundo pez más grande del mundo después del famoso tiburón ballena, y llegando a medir hasta 10 metros de largo.

El tiburón blanco es una especie completamente diferente que puede separarte el tronco de las piernas de un solo bocado. Yo creo que me habría desmayado de golpe solo al verlo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este clip? ¿Qué habríais hecho si os hubieseis topado con este bicho por error? Dejádnoslo en los comentarios. 





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.