Con la de cosas que han pasado este año puede que muchos os hayáis olvidado del asalto que pretendía hacer mucha gente al área 51 para descubrir que sucedía en una de las zonas más “secretas” de Estados Unidos. Así que, si lo que os contamos a continuación resulta ser cierto, tampoco sería lo más loco de este 2020.

Para los que no lo sepáis, el área 51 es una base americana que, según se dice, se dedica a la investigación de OVNIS, alienígenas y otro tipo de fenómenos parecidos. Aunque siempre se ha comentado, nunca se ha probado que, efectivamente, haya artefactos extraterrestres o aliens en la base. Sin embargo, recientemente un hombre llamado Scott C.Waring ha alarmado al mundo con un artículo en su blog en el que dice que la base militar alberga un robot gigantesco que, posiblemente, no es de nuestro planeta.




Waring, como muchos otros, afirma ser un especialista en OVNIs y dice que en el Área 51 esconden un robot de unos 16 metros de altura y ha añadido una imagen vía satélite de Google Maps para demostrarlo.




“Cuando comprobé fotos anteriores de esa localización, me di cuenta de que la figura cambia de posición hacia el lado. Cambia de pose en cada foto. Y es que realmente se mueve”, afirma Waring en su publicación.

Obviamente (y como suele hacer Estados Unidos en estos casos) el ejército no ha dado ningún tipo de respuesta a esta alegaciones por parte del bloguero, pero si queréis contrastar estas imágenes las podéis ver en las siguientes coordenadas de Google Maps.

37°13’26.3”N 115°49’02.4”W.

Puede que algún día descubramos que los Men in Black existen y que el Área 51 es la caja de Pandora que el mundo nunca debería haber abierto. Pero de momento todo son especulaciones que podéis comprar o no mientras Optimus Prime sigue encerrado en el Área 51.

¿Conocéis otros casos parecidos? ¿Creéis que realmente han encontrado algo en el Área 51?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.


Fuentes: lavanguardia