Todos los que estamos leyendo esto, con casi total seguridad, hemos pasado por el instituto (o estamos pasando, que también nos lee gente muy joven… me siento Tutankamón). Es una época inolvidable por muchos aspectos y, a pesar de que todo el mundo quiere acabarla para pasar a ‘la vida adulta’, lo cierto es que después la echamos bastante de menos (disfrutadla mientras podáis).

bored ansel elgort GIF by November Criminals




De ese sitio nos llevamos muchas cosas: grandes amistades, trucos para hacer chuletas de forma efectiva y, sobre todo, el recuerdo de profesores que marcaron nuestros espíritus. Si vosotros pensasteis que teníais profesores muy particulares, eso es que no conocíais al protagonista de nuestra historia de hoy.

Sylvain Hélaine es un profesor de un colegio francés de Essonne, una localidad al sur de París. A sus 35 años, este hombre ha demostrado ser un gran profesor… y tener ABSOLUTAMENTE TODO su cuerpo tatuado.




Y es que Sylvain no solo se gana la vida como profesor, sino que también se desempeña como comediante y modelo. Y es que si algo no puede ocultar, como veréis en las fotos de más abajo, es que su aspecto es de lo más particular. Evidentemente, de todas sus profesiones, las que más polémicas ha levantado es la de maestro.

Si os hablamos hoy de su historia es debido a la polémica que se ha levantado estos últimos días. Todo comenzó cuando la madre de unos de los niños que van a su colegio concedió una entrevista al diario francés Le Parisien, en la que se quejaba de la ‘situación’, afirmando que este profesor daba «miedo a los niños». Entre sus demandas, pedía que se le apartase de las clases de infantil y primaria.




Él, por su parte, ha salido a defenderse de los ataques, asegurando que en absoluto la situación era como la que describía esa madre. Sylvain asegura que, a pesar de que en un primer momento los alumnos se sorprendieron, acabaron por acostumbrarse rápidamente a sus tatuajes.

Y es que este apasionado de los tatuajes es muy conocido en ese mundo, dónde ha sido apodado como Freaky Hoody. Y es que una de sus intervenciones más recientes fue la de tatuarse el blanco de los ojos, dejándolos totalmente oscuros: «Cuando te apasiona algo, nunca es demasiado, mientras no dañe mi salud, seguiré para siempre», aseguró en una entrevista para el diario británico The Sun.

«A veces una abuela me ve en el recreo y llama a mi jefe para decirle: ‘Oye, ¿quién era ese tío raro que estaba con los niños?’. Pero cuando ven que soy un buen profesor, no hay ningún problema», comentó respecto a las acusaciones. Y es que él tiene muy claro que todo esto ocurre porque la gente juzga a un libro por su portada, pero que, cuando conocen de verdad a la persona, se dan cuenta de que todo está bien.

Hélaine se confiesa un apasionado de la enseñanza, separando perfectamente lo que es el arte del tatuaje de su desempeño como profesor: «Lo que más me gusta de la profesión es que puedes moldear las mentes jóvenes para intentar que sean mejores personas», aseguraba.





Él está convencido de que su aspecto y su forma de enseñar pueden ser muy positivos de cara a que sus alumnos aprendan sobre tolerancia: «Quizá, sin darme cuenta, siendo como soy puedo conseguir que cuando sean adultos tengan menos probabilidad de ser racistas, homófobos o de que traten mal a las personas discapacitadas. Así que creo que es positivo», aclaró el maestro a la presa francesa a colación de todo este caso.

De momento, tendremos que esperar para ver cómo acaba todo esto.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.