Está claro que los niños tienen el cerebro a medio formar y eso hace que en muchas ocasiones encuentren soluciones (o apaños inútiles) realmente peculiares y originales. A continuación, veremos algunas ocurrencias de niños que, como decíamos en el título, harán que quieras tener hijos o, por lo menos, que quieras hacerte una vasectomía o una ligadura de trompas mientras te partes el culo.

1Pelea de almohadas




Su madre les propuso hacer una pelea de almohadas y en un minuto se habían puesto las fundas y estaban dispuestas a reventarse a hostias.

2El juego del escondite




Se quiso esconder en las faldas de su madre y pensó que nadie la descubriría. Si termina la ESO estarán muy orgullosos en su casa.

3El mando inalámbrico

Este niño pensó que el cable le molestaba y, directamente, optó por cortarlo para crear un mando inalámbrico ¡Menudo genio!

45 frutas al día

Nos recuerda a Homer con los pomelos. Es importante comer fruta, pero hecha la ley, hecha la trampa.

5El sol es nuestro enemigo común




Esta niña estaba preocupada por su piedra favorita, así que le puso crema solar para que no se quemase.

6Masterchef Junior

Cuando los niños empiezan a cocinar dan con genialidades como este sándwich con zanahorias pequeñas, galletas de chocolate y yogur.

7Papel de baño

Se tomaron lo del papel de baño al pie de la letra y el resultado fue este. El Amazonas llora.

8El juego del escondite 2.0

Cambiaron las puertas de casa y, de repente, su lugar favorito para esconderse no era tan válido como antes.





97casi8

El mensaje de error diciendo que diga su edad real es hasta ofensivo viendo lo honesto y sincero que ha sido el chiquillo.

10¿Qué quieres ser de mayor?

Este niño está haciendo prácticas para ser un maniquí y, sin duda, ha ganado a los otros dos que hemos visto jugando al escondite.

¿Qué ocurrencia graciosa tuvisteis de pequeños? ¿Queréis tener hijos o no?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: genial