Las coincidencias forman parte de nuestra vida. En ocasiones son tan mínimas que no nos damos cuenta; en otras son bastante insignificantes, como cruzarnos con un amigo en el súper. Pero hay veces que estas coincidencias son verdaderamente únicas y cargadas de significado. Hoy repasaremos algunos de estos momentos maravillosos que, por suerte para todos nosotros, quedaron inmortalizados en una foto.

¿Sabes cuál es su mejor perfil?




Lamentablemente, no sé si saber que tu mejor perfil es la parte de la nuca sirve de mucho… aunque supongo que siempre podría ser peor.

El dinero siempre manda




Como podéis ver en este caso, esta persona consiguió ocho billetes con el número de serie consecutivo. De las colecciones más difíciles que puedes hacer.

Un gemelo perdido

Estas dos personas no se conocían de nada, pero se toparon en una tienda… y lo cierto es que la coincidencia no podría ser más sospechosa. Yo si fuese ellos indagaría un poco en los árboles genealógicos de cada uno.

Hechos para la gran pantalla

Sabéis que sois el uno para el otro cuando vuestras caras coinciden con las de Seth Rogen y James Franco.

Las tres luces rojas




Yo no creo en cosas paranormales, pero lo cierto es que si hay alguna señal de que el fin se acerca, esa es esta.

El yin y el yang

Todo lo bueno y lo malo del alma del ser humano se solapa de alguna forma… y lo mismo pasa con el huevo frito: yema y clara en perfecta armonía.

¿Qué pizza?

Yo no veo ninguna pizza. Lo único que veo es el borde de un plato blanco, pero nada más…

Entro con su perrito a una tienda de segunda mano

La sorpresa se la llevó cuando encontró un cuadro bastante antiguo de un perro igual que el suyo. Tuvo que comprarlo.





La línea de las nubes

Si os fijáis bien, concuerda perfectamente con la forma en la que se tuerce el cableado… Ahora me diréis que eso no es magia (y mirad que antes os he dicho que no creía en ella).

Ya decía yo que me sonaba esa americana…

Eso de reciclar las cortinas de la abuela para renovarse el vestuario es algo que se ha vuelto a poner muy de moda… y lo cierto es que va genial para ahorrarse unos cuantos euros.

¿Una tostada francesa?

No te recomiendo que le pegues un mordisco: se trata de una piedra de día con una forma de lo más suculenta… pero con la que lo único que conseguirás es partirte un diente.

Finales perfectos

La tinta del bolígrafo con el que escribió el borrador de su primera novela se acabó exactamente en la última línea de la misma. Esta es una clara señal de que su destino es escribir.

Cosas que pasan una vez en la vida



El día de su boda coincidió exactamente con el día que otra pareja celebraba 50 años de casados. Yo me lo tomaría como un buen presagio.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas ‘coincidencias’? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.