Ahorrar es muy complicado. La mayoría de los que estamos leyendo estas líneas, probablemente, lleguemos a fin de mes bastante justitos: el alquiler, la comida, la suscripción a diversas plataformas de vídeo, la cuota del gimnasio al que no vamos… son muchas cosas que, juntas, hacen una bola que, mes a mes, nos empuja a la quiebra.

black and white fly GIF by RocketJump

Algún mes puede que tengamos suerte y nos quede algo para dejar en un rincón de nuestra cuenta de cara a un imprevisto… pero no es tarea fácil. Cuando reflexionamos sobre esta situación; cuando somos conscientes de la pobreza en la que vivimos (es una forma de hablar, ya me entendéis), solemos pensar ‘ojalá me ganase la lotería’.

Que te toque ‘El Gordo’ siempre es motivo de especulación: ¿qué harías con tantísimo dinero? Podrías darle la vuelta al mundo, comprarte una casa en la playa o ese coche que tanto anhelabas; las posibilidades son infinitas.

poor no money GIF by Tubelight

Pero ganarse la lotería es algo tremendamente improbable (más si no la compras). Son muy pocos los afortunados que consiguen alzarse con un premio lo suficientemente significativo como para que te cambie la vida… y luego está el protagonista de nuestra historia de hoy, quien podría decir que, al menos en lo que al azar económico se refiere, es la persona más afortunada de las últimas décadas.

begging no money GIF

Colin Weir batió un récord al ganar un premio de Euromillones de 185 millones de euros hace ya casi una década. Se llevó todo ese dineral por comprarse un número, convirtiéndose así en millonario de forma automática.



Tristemente, como muchos recordaréis, Colin falleció el pasado mes de diciembre y, muchos meses después, hemos podido saber cómo era su situación financiera después de su defunción… y lo cierto es que hemos quedado bastante sorprendidos.

Lo que más nos llamó la atención es que, apenas ocho años después de haber sido tocado por la gracia de la fortuna, ya se había gastado la mitad de todo el dinero que había ganado. Dedicó esos años a gastar de forma intensa, dándose todos los lujos que no se había podido dar durante toda su vida y, teniendo en cuenta su prematura final, lo cierto es que hizo bien (que le quiten lo bailado).

A principios del año pasado, Colin y su mujer se divorciaban después de varias décadas de matrimonio. Los motivos nunca se hicieron públicos, pero acordaron dividirse la mitad del dinero en partes iguales.

Así pues, Colin se quedó con unos 92 millones (en cifras brutas, ya que no sabemos cuánto dinero tenía exactamente en ese momento). Lo que sí sabemos es que, en los ocho años que habían pasado desde su día de suerte, ya se había gastado, como mínimo, 46 millones (la mitad de su parte).

Y es que Weir se compró de todo: dos Mercedes, un Jaguar y un Bentley; tres caballos purasangre, la mayoría de las acciones de su club de fútbol favorito, el Partick Thistle FC y dio una gran donación al Partido Nacionalista Escocés. También invirtió algo en nuestro país y se compró una casa en Mallorca.

Justo antes de divorciarse, Colin y su mujer Christine habían comprado una mansión de 4 millones de euros que apenas pudieron disfrutar.

Todo esto supuso que Colin se fuese de este mundo aprovechando bastante bien el dinero que le regaló la fortuna, por lo que nos alegramos por él.

A vosotros, ¿qué os han parecido los ‘gastos’ de este afortunado ganador de la lotería? ¿Qué habríais hecho vosotros con tanto dinero? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.



Fuente: 20 minutos.