El mundo está lleno de auténticos genios. Puede que pensemos que las mentes brillantes solo pertenecen a figuras como la de Einstein o Tesla, pero lo cierto es que hay mucha genialidad a la vuelta de la esquina. Hoy, para demostrároslo, os hemos traído algunas fotos que nos muestran lo ingeniosas que pueden llegar a ser algunas personas correctamente estimuladas.

Os prometemos que, con algunos ejemplos, vais a alucinar.

No hay que desaprovechar nada

Con un par de sillas de oficina antiguas se ha montado un banco móvil para el jardín. Hay que tener un poco de imaginación en esta vida.

Un Macintosh Plus antiguo

¿Qué hacer con un ordenador de hace 30 años que ya no sirve para absolutamente nada? Pues una bonita pecera como la que veis en la foto.

Reparaciones express

Llevar el coche al taller puede ser muy caro, por lo que si echamos un poco de ingenio (y tenemos material de papelería), podremos solucionarlo y ahorrarnos un montón de dinero.

Puede que no tenga señal en la TV

Pero se ha hecho una base perfecta con un kit de Jenga… ¡encima se puede tirar una tarde de lo más entretenida!



Reciclando bicicletas

Su padre era todo un artista del reciclaje. De pequeños les hacía juguetes reciclando piezas de otros que estuviesen rotos… y hay que decir que son auténticas piezas de arte.

Soluciones desesperadas…

A problemas desesperados. Así tuvieron que arreglar esta puerta de un lavabo público para que la gente pudiese hacer sus cosas con algo de privacidad.

La mudanza está muy fresquita

Por lo que tuvo que improvisar un escritorio con lo que tenía a mano… y lo cierto es que no le ha ido nada mal.

El hambre agudiza el ingenio

Aunque en este caso sería más adecuado hablar del frío. Y es que ducharse con agua helada por las mañanas es algo que puede volver loco a cualquiera.

¿Para qué gastar en cortinas?

Después de meses comprando toneladas de papel higiénico, la gente ya no sabe qué hacer con él (eso es lo malo de dejarse llevar por la histeria colectiva). Si os faltan cortinas, esta puede ser una muy buena solución.

Cocina extrema

A falta de hormillas, buena es una máquina de soldar. No creo que sea la cosa más segura del mundo, pero al menos sí es efectiva.

La bicis eléctricas son muy caras…

Por eso, si te sobran algunos cables y un motor, puedes hacer esta especie de monstruo de Frankenstein como el que ves en la foto. Puede que te electrocutes, pero también puede que llegues antes a casa.

¿Te falta una silla de oficina para tu despacho?



Puedes pegarte una vuelta por el desguace de tu ciudad y conseguir el asiento de un coche. Si le pones unas patas, tendrás una silla así de personalizada y cómoda. ¿Qué más se puede pedir?

A vosotros, ¿qué os han parecido estas soluciones? ¿Alguna así de creativa que se os ocurra? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.