‘El Hormiguero’ es uno de los programas más longevos y queridos de nuestra televisión. Desde hace más de diez años, este formato busca entretenernos a la hora de cenar con entrevistas de lo más locas, copresentadas por un par de títeres de hormigas, y con secciones que parecen sacadas de la mente hiperactiva de un adicto a los deportes de riesgo. Es un programa de lo más raro, pero muy entretenido y familiar. No nos podemos quejar.

De entre todas las ‘secciones’ del programa, hay una que ha calado especialmente en los últimos años. Se trata de un espacio muy breve que el programa hace una vez a la semana, y que consiste en una llamada telefónica al azar en la que se pregunta ″¿Sabe usted qué es lo que quiero?”. En caso de que la otra persona de la respuesta correcta, se lleva 6.000 euros.

Este pasado lunes, ya con el Hormiguero a pleno rendimiento, Motos se dispuso a hacer el concurso, esperando que alguien respondiese lo que, en teoría, debería responder: “La tarjeta de El Hormiguero”.

Pero esa respuesta nunca llegó (al menos por parte de nuestra protagonista de hoy).

En esta ocasión, el invitado que participó en la sección fue el mítico ‘chanante’ Joaquín Reyes… y su reacción a todo lo que estaba pasando fue verdaderamente impagable.





La señora que contestó el teléfono, en un primer momento, confesó que no tenía ni idea de lo que le estaban preguntando: “Pues no lo sé”, ha espetado una señora. “Le llamamos de El Hormiguero, un programa de Antena 3″, ha insistido Reyes, que no se imaginaba lo que se le venía encima.

La mujer, que tenía muy pocas ganas de que la ‘molestasen’, no se anduvo con chiquitas: “No lo veo nunca, no me gusta” y, tras estas palabras, colgó sin darles la oportunidad de que dijesen absolutamente nada.

Viendo toda la confusión, Motos insistió en volverla a llamar y darle una segunda oportunidad. Una mujer con esa personalidad se merecía los 6.000 euros, aunque tuviesen que saltarse las normas del concurso.

En la segunda llamada, el presentador le explicó a la señora en qué consistía el concurso y que había varios miles de euros en juego… pero ella no tenía la más mínima intención de hacerle caso.





“Oh, yo no quiero tanto dinero”, respondió la señora. ”¿No quiere usted tanto dinero?”, ha repreguntado Motos incrédulo. “No, no. Son imbéciles”, ha asegurado la señora justo antes de colgar el teléfono.

Teniendo en cuenta que nosotros, como espectadores, no pudimos escuchar bien esas últimas palabras, ya que realización las cortó, fue Motos el encargado de dejar clara la despedida de la señora: “Creo que lo último que ha dicho es: son imbéciles”, ha asegurado el presentador.

Aquí os dejamos el vídeo con el momento:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta intervención? ¿Es vuestra nueva heroína? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.