Ya sabéis que en esta página somos muy aficionados a los comentarios que deja la gente en plataformas como Google o Tripadvisor. Cuando alguien come bien en un restaurante, por lo general, no tiende a decirlo; se limita a levantarse e irse satisfecho a su casa. Pero cuando la experiencia gastronómica es negativa… ahí la cosa cambia bastante.

Si echamos un vistazo en estas plataformas, lo más habitual es encontrar todo tipo de críticas negativas: era demasiado caro, los platos estaban fríos o el servicio era pésimo y no volveremos nunca; esto es lo más habitual, pero también suele ser lo más divertido (por desgracia para los propietarios y los comensales).

Pero hay veces que, en lugar de este tipo de críticas tan comunes, nos encontramos con verdaderas joyas literarias que deberían tener su rincón aparte en la historia de Internet. Hoy, por suerte para todos nosotros, hemos dado con una.

Este último ejemplo ocurrió en TripAdvisor, más concretamente en el bar La Cuevita, situado en San Bartolomé de Tirajana, Las Palmas. Lo cierto es que este local tiene bastante buena fama en la plataforma, acumulando una puntuación media de 4,5 sobre 5, y una tendencia de comentarios positivos que lo catalogan como ‘excelente’… por lo que esto que veremos a continuación nos ha resultado todavía más sorprendente.

La cuestión es que hubo un cliente que no quedó en absoluto contento con su experiencia en el restaurante familiar. Primeramente, se quejó de que en el establecimiento le cobrasen 1,30 por una botella de agua con gas pequeña, cuando en el resto de sitios colindantes le cobraban, según él, 0,50 euros. También afirmó haber pagado 5,20€ por apenas un par de cervezas.

Entonces, llegó la parte más surrealista de todas, y las que nos ha traído hasta aquí:





“Le comenté esto de los precios a la dueña y se lo tomó muy mal, llegando a dar gritos porque no le gustó que le diera mi opinión sobre los precios de venta. Nos marchamos del bar y seguimos nuestra ruta con las bicicletas cuando en medio del trayecto un coche por detrás nuestro tocando el claxon y acercándose a nosotros sin mantener la distancia empieza a increparnos…,increíble!!! ERA EL HIJO DE LA DUEÑA DEL BAR!!!”, escribía incrédulo el cliente.

“Conclusión: pvp caros y esta clase de gente dan como resultado un bar siempre vacío…, y paso por la zona a diario”, concluye indignado el supuesto comensal.

La cosa es que el propietario del restaurante se apresuró a contestar… y lo cierto es que, para sorpresa de nadie, las versiones se contradicen:

crazy homer simpson GIF

Lo primero que deja claro es que ‘no pidió dos cañas’, sino dos jarras de cerveza de barril marca dorada especial, un producto que, según el propietario, es de bastante calidad y, por lo tanto, nada barato.

“Después de escuchar y mirar la imágenes de las cámaras de seguridad, se ve a la chica en todo momento con las manos atrás y muy tranquila. Sin embargo se ve como el Sr. está muy enfadado, con comentarios de que no sabemos quién es él, que nos cerrará el local, que nos dará mala publicidad en las redes sociales y sobre todo a sus amigos ciclistas, todo esto gritando de malas formas”, asegura el propietario del local.





Según el hostelero, la cosa se tensó todavía más cuando una chica embarazada salió en defensa de la camarera: “Incluso una clienta embarazada salió en defensa de la chica y el Sr. la mandó a callar de malas formas”, continuó explicando que el tema del coche que le tocó el claxon y lo insultó “no tiene nada que ver con La Cuevita”.

Cuckoo I Feel Crazy GIF by arbeiterkammer

Y finalizó explicando que las expectativas vitales de su restaurante no estaban para nada en entredicho: “Informarle que La Cuevita no está siempre vacía, es un restaurante y funciona muy bien. Incluso en estos momentos difíciles”.

Jimmy Fallon Fighting GIF

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Cuál de las dos versiones pensáis que puede ser la real? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.