First Dates es uno de los programas de televisión que más momentos bonitos e inolvidables nos ha regalado a lo largo de su historia. Encontrar en amos no es nada fácil, cosa que todos hemos podido experimentar a lo largo de nuestra vida. Pero también es cierto que, si Carlos Sobera te echa una mano, puede que la cosa sea un poco más sencilla.

Llevamos ya muchos meses sin poder ver nuevos capítulos de First Dates. La pandemia que hemos vivido a lo largo de este año ha hecho estragos en todos los aspectos de nuestra vida, y el programa de Cuatro no ha sido menos, viendo completamente interrumpidas sus sesiones de rodaje.

Por eso, hoy hemos decidido recuperar uno de los momentos más bonitos que pudimos ver en la última temporada, y que además nos trae de vuelta a una pareja que ya son dos viejos conocidos del programa (y que tienen un lugar especial en nuestros corazones de espectadores televisivos).

Lo primero que debemos hacer es remontarnos al especial de Nochebuena del programa. Esas fechas son pura magia, cosa que quedó clara con lo ocurrido a la cita que veremos a continuación.

Yaki y Carlos, los protagonistas de todo esto, se conocieron hace un par de años, y desde entonces, la cosa no ha parado de ir a mejor. Han tenido que superar algún que otro bache, cosa normal y habitual en las relaciones sentimentales, pero han conseguido mantenerse en pie, y demostrar al mundo que están hechos el uno para el otro. Además, en ese programa especial, ambos vivieron uno de los momentos más bonitos de toda su vida, y que resulta digno de una preciosa película romántica.

Todo comenzó cuando, en medio de la cena, que transcurría con normalidad, se apareció Sobera cargado con un móvil y un vídeo para Carlos: en muy pocos segundos, el hijo de Yaki le expresaba lo importante que era para él, y cómo había representado en su vida una figura paterna de la que estaba muy agradecido. Carlos, evidentemente, se emocionó muchísimo con estas palabras.





Pero ahí no acabó todo, ya que el mensaje guardaba una petición al final: «Gracias por haberte convertido en mi padre, gracias a ti somos una familia y mi deseo para esta Navidad es veros casados», expresaba el pequeño. «Él significa mucho, es mi hombrecito», afirmó emocionado.

Las sorpresas de la noche no iban a acabar ahí, y el presentador se apareció en la mesa con dos alianzas para los tortolitos: «Podéis casaros aquí y ahora», les aseguró, siendo él el encargado de oficializar la boda, y culminar así una historia de amor que se remonta dos años en el pasado, y que encontró su origen entre las paredes del restaurante más famoso de la televisión.

Como podéis ver en las imágenes, a pesar de ser una boda ‘improvisada‘, no le faltó de nada: ni vestido, ni flores, ni, sobre todo, al hijo de Yaki, quien no podía faltar en tal especial momento para su familia.





«Os declaramos marido y mujer», exclamó Sobera. «Hemos tardado un año, pero ya estamos casados», afirmó el feliz y nuevo matrimonio.

A vosotros, ¿qué os pareció este momento tan especial? ¿Cuál es la cita de First Dates que recordéis con más cariño? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: SER.