En ocasiones, pensamos que ya hemos avanzado y que dejamos atrás problemas graves como el racismo, el machismo o la homofobia. Pero por desgracia, de vez en cuando aparece una noticia que nos recuerda el montón de trabajo que nos queda por hacer.

Hablamos de ellos porque recientemente se ha generado una polémica por parte de Wayne Lineker, el propietario del club O Beach Club de Sant Antoni, en Ibiza.

El propio Wayne Lineker publicaba un vídeo el pasado 28 de julio en el que se veía a una serie de chicas en fila al lado de una piscina, todas vestidas con un mismo bañador.

Cuando empieza la grabación él explica que va a elegir la que será su cita para esa noche y, entonces, va empujando las mujeres descartadas a la piscina hasta que solo queda en pie la escogida. Como muchos empresarios del mundo de la noche, no duda en mostrar a mujeres con poca ropa para promocionar su club a través de las redes sociales.

En un primer momento pasó inadvertido, pero recientemente un usuario de Twitter ha vuelto a compartir las imágenes y las críticas no han tardado demasiado en llegar.

Como decíamos, lo mayor parte de los comentarios criticaban la publicación y atacaban la promoción de este tipo de actitudes. Sin embargo (y de forma lamentable y sorprendente) había comentarios que defendían al dueño del local diciendo que simplemente era un momento divertido y distendido para amenizar la noche.





Es verdad que las chicas parecen están conformes y que, por lo menos, el empresario se limpia las manos. Pero la verdad es que esta forma de tratar a las mujeres es absolutamente criticable.

A vosotros ¿Qué os parece este vídeo? ¿Cómo creéis que podríamos solucionar este tipo de problemas? Dadnos vuestra opinión en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: 20minutos