Hay varias historias y personas que forman parte del «lore» y del mundo de «Callejeros» y, sin duda, una de ellas es la protagonizada por una mujer de Valencia llamada Isabel que denunciaba el acoso de una vecina. La imagen que todos tenemos en la cabeza es la de Isabel vestida con un chubasquero para cruzar el pasillo de su piso para que la mujer no la rociase con orina (algo que solía hacer).

La historia generó mucho revuelo pero, debido al surrealismo de las imágenes, mucha gente se lo tomó a broma. Pero recientemente el hijo de Isabel ha explicado el brutal acoso que recibió la familia durante mucho tiempo para mostrar que, aunque la justicia les dio la razón, esa situación tuvo un impacto muy importante en sus vidas.

    Y es que, mientras la percepción pública vio los sucesos como si fuese un fragmento de La que se avecina, la realidad es que Isabel luchaba cada día para proteger a sus hijos y a ella misma.

“Nunca he hablado de este tema supongo que por vergüenza o temor a lo que me pudieran decir o las burlas hacia mi familia. Nunca lo he hablado ni con mi circulo más cercano, ya que es un tema muy delicado para mí y rememora una época muy mala de mi vida.”

Según el hijo de Isabel, su infancia estuvo marcada por todo lo que el resto vimos en televisión pero, como decíamos, considera que no se dio a entender lo duro que era el día a día bajo esa situación de acoso.

“Nuestra vecina nos hizo la vida imposible para que nos fuéramos del piso, nos atemorizaba cada día. Ver a tu madre al límite de la cordura día sí y día también es algo que por desgracia sé. Mi madre luchó cada día por mantenernos a salvo a mi hermano y a mí.”

Y es que cada día vivían situaciones que, especialmente para un niño, son difíciles de entender y gestionar (de hecho, para un adulto también).

“Recuerdo un día por la mañana que mi madre volvía de comprar y la vecina se le abalanzó y empezó a arañarle la cara. Mi madre pedía auxilio en medio del rellano, mientras yo la oía a través de la puerta. No podía parar de llorar y de sentirme impotente. Tenía 7 años.”



También ha hablado del tema de las bolsas de basura que, aunque entiende que mucha gente lo vea como un «meme», lo cierto es que no es nada gracioso que te tiren orina, lejía y otros productos químicos.

Además, explica que su madre siempre quiso mostrarse fuerte ante la gente y que, de hecho, podrían haberse mudado a otro piso, pero ella no quería que la vecina que la acosaba se saliese con la suya ya que ese piso era de sus abuelos.

“Recuerdo una noche donde ella y algunos vecinos más nos estuvieron molestando toda la noche, tocando al timbre, tocando a la puerta, insultos, excrementos en la puerta. Llamamos a la policía, pero no hicieron nada because no vieron nada extraño. Cuando se fueron, continuaron. Al final, salimos entre escupitajos y nos fuimos a un hostal. Tuvimos que huir ese día de nuestra propia casa, creo que nunca he visto llorar más a mi madre. Se desmoronó en la propia calle y nos pidió perdón a mi hermano y a mí.»

Tanto él como su hermano la intentaron acompañar (pese a su corta edad) tan bien como pudieron. Pero la lentitud de la justicia hizo que todo fuese más complicado y, pese a que finalmente les dieron la razón, ninguna de ellos puede sentir eso como una «victoria».

“Demasiadas denuncias, demasiado dinero invertido en abogados y en todo el circo mediático. Al final, la gente se queda con la parte graciosa de la historia (que al final es la que dieron los medios) y no se intenta ver más allá.”

De nuevo, dice entender que la gente se lo tome como un «meme» ya que no conocen la gravedad de la historia y que, por eso, precisamente decidió hacer este hilo.

“Por favor, difundid esto para conocer la historia de mi madre. La historia de una mujer que defendió a sus hijos y luchó hasta el final para que no nos echarán de nuestra casa.”

A continuación, os dejamos el hilo completo para que podáis leerlo y compartirlo:

A vosotros ¿Qué os parece esta historia? ¿Creéis que en ocasiones nos reímos de ciertas cosas por falta de empatía? Dadnos vuestra opinión en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.



Fuentes: segnorasque