Los parques de atracciones son lugares con muchísima seguridad; las atracciones pasan por muchos controles de forma periódica y revisiones tanto internas como por empresas ajenas. Además, durante una jornada, el personal del parque vigila que los visitantes cumplan con todas las medidas; que se abrochen los cinturones, los arneses, que guarden sus objetos personales… Como consecuencia, son extremadamente seguros.

Y no lo decimos solo nosotros. De hecho, según la Asociación Internacional de Parques de Diversiones y Atracciones, la probabilidad de sufrir un accidente serio en un parque de atracciones es de una entre 18.000.000 (lo que supone un 0,000005%). Hay más probabilidad de que te caiga un rayo…




Lo que sí es cierto que, cuando ocurre algo, por muy pequeño que sea, estos incidentes son inmediatamente noticia (ya sabemos cómo son los medios). El último episodio sucedió el pasado lunes en el parque temático Walt Disney World en Orlando (Estados Unidos).

Mickey Mouse Vintage GIF




theme park fun GIF by Disney

Un bote de la atracción Splash Mountain en el que viajaban cinco personas quedó atascado y empezó a hundirse cuando llegaban al final del trayecto de la atracción. Rápidamente, saltaron y, unos segundos después, el agua había cubierto la balsa por completo.

Skyelar Ingersoll (@skyelaringrsoll) es una de las personas que lo vivió en sus propias carnes. Así explica cómo se sucedieron los minutos de pánico: «Casi en el final del viaje, empezamos a notar que el agua entraba en el bote después de la caída final«.

«Finalmente, el tronco se detuvo y se atascó. Esperamos un rato, pero comenzó a hundirse y a llenarse de agua. Fue entonces cuando decidimos saltar. Tan pronto como lo hicimos, todo el tronco quedó prácticamente sumergido bajo el agua«, relata.




Una imagen del grupo antes de sufrir el 'incidente'.
Una imagen del grupo antes de sufrir el ‘incidente’.

Después del incidente, Skyelar explica que una trabajadora de Disney les llamó la atención  porque «deberían haberse quedado en el bote» y tildó de su actitud de «poco profesional».

«Nos dio una conferencia sobre permanecer en el bote, a pesar de que claramente no era seguro que nos quedáramos sentados en un bote que estaba sumergido» Sin embargo, comenta que después habló con otros trabajadores que les pidieron disculpas y fueron muy «comprensivos» y que se volvería a subir a la Splash Mountain y a otras atracciones del parque sin ningún problema.

Karen Ramirez es otra chica que estaba en los asientos traseros junto a su novio y ha publicado fotos donde podemos ver el antes y el después:

 





 

Skyelar también grabó la escena cuando ya había salido del bote. «¿Ves el bote?«, le dice ella, y la profesional del parque le responde: «Sí, lo entiendo, pero es un peligro para la seguridad«.

¿Cómo habríais actuado en esta situación? ¿Alguna vez habéis vivido un episodio similar? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: Insider – 20minutospa-community