La historia de las producciones audiovisuales está llena de actores y actrices que, en un momento determinado, consiguen triunfar y, de la noche a la mañana, desaparecen en lo más profundo del olvido colectivo. Son demasiadas las ‘estrellas’ que encontramos en la pequeña y la gran pantalla, y no todas tienen lugar para brillar para siempre.

De la misma forma que conseguir un puesto en la pantalla es complicadísimo, mantenerse ahí no es menos complicado… y la mayoría de personas no lo consigue. Pasar a la historia del cine o la televisión no es fácil (eso lo sabréis mejor los que lo habréis intentado).

Dentro de este grupo de ‘actores frustrados’ tenemos a las ‘jóvenes promesas’: jóvenes talentos que, desde muy pequeños, consiguen despuntar en lo interpretativo, llamando la atención del público y generando reacciones como ‘este niño tiene mucho futuro como actor’. Pues bien, esto no siempre acaba bien.

Por decir tan solo un par de ejemplos: Lindsay Lohan y las gemelas Olsen. La primera empezó en Disney en lo más alto… y se acabó estrellando en una espiral de drogas y escándalos y, las segundas, después de su brillante paso por ‘Padres forzosos’, acabaron también sumidas en un sin fin de problemas.

El protagonista de nuestra historia de hoy no ha pasado por algo tan ‘exagerado’ como esto, pero sí fue un joven actor que, con tan solo 5 años, debutó en televisión y, a pesar de que el éxito le llegó de muy joven, con el paso del tiempo, este se fue diluyendo y, hoy, ya no es más que una anécdota.





Mason Vale Cotton es un actor estadounidense que, a la corta edad de 5 años, consiguió debutar en la pequeña pantalla. Comenzó con pequeños papeles en series como ‘Medium’ o ‘Urgencias’, pero su carrera dio un salto muy importante cuando se incorporó al reparto de ‘Mujeres desesperadas’.

Su incorporación en la serie se dio en 2008, justo en la quinta temporada de la serie, cuando esta dio un salto de unos cinco años dentro de la ficción. En la serie, durante ese tiempo, los personajes de Susan Mayer (Teri Hatcher) y Mike Delfino (James Denton) habían sido padres de un adorable niño llamado Maynard «M.J.».

Esta serie, donde la gente le cogió mucho cariño a su personaje, llegó a su fin y, entonces, fichó por ‘Mad Men’, donde dio vida a Robert «Bobby» Draper, el hijo de Don Draper (Jon Hamm) y Betty Hofstadt (January Jones). En etsa producción pudimos verlo en las temporadas 5 y 7 y, teniendo en cuenta el éxito de la serie, podemos decir que Mason se marcó un puntazo importante en su curriculum.





La cuestión es que, por los motivos que sean, desde que la ficción de AMC finalizase en 2015, Mason ha participado en contadas producciones. Suponemos que, entre sus estudios y entre la saturación del mercado, no habrá podido encontrar el hueco que durante tanto tiempo había soñado.

Hemos podido verlo de forma muy puntual en series como ‘The Grinder’, o en la gran pantalla en producciones como «Hey Arnold!: The Jungle Movie», «Mad Families» y «Scales: Mermaids Are Real»… vamos, ninguna película que se vaya a llevar un Oscar.

Lo que sí ha hecho durante todo este tiempo es dedicarse a su gran afición: el fútbol americano. Actualmente, es uno de los jugadores titulares del Notre Dame High School y, al parecer, tiene mucho futuro en este deporte.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la carrera de este joven actor? ¿Os acordabais de él? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.



Fuente: Fórmula TV.