Anna y Lucy DeCinque son dos gemelas prácticamente idénticas. De hecho, para escribir este artículos, hablaremos de ellas sin hacer referencia a ninguna en concreto, ya que lo más probable es que nos equivoquemos.

Lo más curioso de todo esto es que estas dos australianas no nacieron como gemelas idénticas: eran gemelas NO idénticas pero, con el paso de los años y tras discutirlo bastante, decidieron someterse a cirugías estéticas para ser exactamente iguales… ¿no es la cosa más loca que habéis escuchado esta semana?







A lo largo de todas sus cirugías, estas dos se han gastado unos 250.000 euros… y lo que no les podemos negar es que el objetivo que tenían lo han conseguido de manera sobrada: son idénticas.

Inyecciones de infiltración labiales, rinoplastias, implantes de pecho, tratamientos láser… se han hecho de todo para poder esculpir su imagen, y crear así dos copias de lo que, físicamente, es una misma persona.

Pero si pensabais que aquí acababan las aventuras de estas dos hermanas, es porque no os habíamos hablado de su vida sentimental: llevan ocho años saliendo con Ben o, dicho de otra forma, llevan casi una década compartiendo el mismo novio. Ahora, pretenden quedarse embarazadas las dos a la vez de él. Internet, como podréis entender, no podía dejar pasar esto por alto.

Ellas mismas explicaron todo en una reciente entrevista a The Morning: “Queremos experimentar estar embarazadas a la vez, queremos hacer todo juntas”, explicó Lucy, una de las dos indistinguibles hermanas.


Evidentemente, quedarse embarazadas a la vez es muy complicado, por lo que tienen pensado recurrir a un método de reproducción asistida y, así, poder coordinar los embarazos:

“Fecundaremos nuestros óvulos a la vez”, explicaron las gemelas en el programa, “Será un reto, pero queremos ser iguales”. Lo que sí han dejado claro es que les da igual el sexo de los bebés, ya que lo único que pretenden es que sean sanos y felices.

Entonces llega la que ha sido una de las partes más polémicas de su ya de por sí polémica vida: “Como tendrán el mismo padre, significará que nuestros hijos serán medio hermanos y primos, lo cual sabemos que será objeto de las críticas, pero nadie debería juzgar cómo es una ‘familia normal’ en estos tiempos”.





Al parecer, estas dos, antes, tenían una vida sentimental independiente: cada una tuvo varios novios diferentes a lo largo de su vida. Pero, al parecer, todo cambió cuando conocieron a Ben quien, según cuenta, fue el único que las trató por igual a las dos, y consiguió ‘hacer desaparecer los celos’.

“En el pasado teníamos novios diferentes, pero no entendían nuestra estrecha relación como gemelas”, explicó Lucy, “Ben nos entiende y nos acepta por cómo somos. Nos ha tratado igual desde el primer día”.

Van a todas partes juntos y, en lo referido a las relaciones íntimas, explican que son muy afortunados, ya que Ben puede ‘recibir el doble de amor’, cosa de la que, al parecer, nunca se ha quejado. Otra cosa curiosa que debemos tener en cuenta es que Ben también tiene un gemelo no idéntico.

Lamentablemente, el otro de sus sueños en común nunca podrá realizarse: quieren casarse, pero en Australia no se permiten los matrimonios de tres personas, por lo que su relación nunca podrá ser ‘oficial’.

“Nos encantaría casarnos, pero como no es legal, nos conformaremos con celebrar una ceremonia de compromiso”, han reconocido.



Como no podía ser de otra forma, estas dos hermanas han recibido muchas críticas en las que las acusan de hacer todo esto por atención, y aseguran que no se trataría más que de un ‘burdo montaje’:

“Hay mucho más que lo que se ve. Ahorramos todo nuestro dinero para vivir y para nuestra madre (su madre, Jeanette, vive con ellos en la misma casa). Si la fama se terminase mañana, seguiríamos igual. Se lo crean o no, es lo que nos hace felices”, zanjaron.

A vosotros, ¿qué os ha parecido estas historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.