Rain Dove es un modelo no-binario que, desde hace un tiempo, se ha encomendado a la difícil tarea de hacer pedagogía sobre las personas como él… y eso implica contestar a todos los mensajes de odio que le llegan a través de su Instagram. Eso sí: lo hace con la mayor de las educaciones.

Lo que ha demostrado Rain (y que podréis ver con un ejemplo más abajo), es que, con educación y, sobre todo, con la razón como estandarte, se puede llegar a acuerdos e, incluso, puedes llegar a cambiar la forma de pensar de la otra persona.

Todo comenzó cuando una madre le escribió muy enfadada porque su hija le había pedido un binder (una prenda diseñada específicamente para aplanar el pecho). Dove, que podría haber contestado de la misma forma en la que fue interpelado, respiró profundamente y nos regaló la conversación que veréis a continuación:

 

 

La cosa no podía empezar peor

La madre, directamente, calificaba de ‘problema mental’ lo que le estaba pasando a su hija.

Rain empezó con toda la calma del mundo

De hecho, mostró preocupación por esa persona, cosa importantísima a la hora de empatizar con el otro, cosa fundamental en este tipo de casos.





La madre, como veis, estaba muy alterada

Como ya hemos dicho anteriormente, la empatía es la clave… y, contra eso, no hay insulto que valga.

Aquí llega la clave de todo

Rain, lejos de insultarla, destaca el punto ‘favorable’ de todo esto: que la madre, aunque sea de forma equivocada, se está preocupando por su hija… y ese es un buen punto para empezar a hablar.

Lo cierto es que Rain podría ser un gran vendedor si se lo propusiera

Ante este tipo de razonamientos tan lógicos, la madre ya empieza a mostrarse completamente desarmada.

 





 

Como veis, no todo está superado

La madre, que se encuentra en un momento psicológico delicado, todavía no ha aceptado la realidad de su hija, por lo que hay que ir poco a poco.

Ella está a la defensiva

En ese estado, evidentemente, la cosa no iba a ser fácil…

Al final, lo que estamos viendo es a una madre que se preocupa DE VERDAD por su hija… solo que no entiende del todo la situación que tiene delante.

 



 

Lógica incuestionable

Al final, se trata de que su hija lleve la mejor vida posible… y es que las personas que se encuentran en esta situación, por lo general, suelen sufrir muchísimo. Debemos facilitarles las cosas, no ponerles palos en las ruedas. Recordemos que solo se vive una vez.

Poco a poco, se empiezan a entender

Se trata de una cuestión de confianza y transparencia. Esa es la clave para evitar males mayores.

Ya nos encontramos en un punto muy diferente

Las tornas, como podéis ver, se han girado por completo.

Ahora sí hemos llegado a lo verdaderamente importante

Este es el primer paso para que esta madre y su hija empiecen a entenderse de verdad.

Finalmente, objetivo conseguido

Lo único que podemos hacer es quitarnos el sombrero ante lo que acabamos de presenciar.

Y así, amigos, se cambia el mundo (un poco)

¿Os imagináis ahora que todos decidiésemos tomar este camino del diálogo?

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Señoras que.