Twitter es un caldo de polémicas, así que si queréis una buena mezcla entre salseo y postureo intelectual esta es vuestra red social. La plataforma es el lugar idóneo que queremos denunciar cualquier tipo de situación en redes sociales que escapa lo legal para que se haga viral y gane relevancia al ser compartido por gente que pueda empatizar con tu situación.

A continuación, os mostraremos la conversación de WhatsApp que ha mostrado  una camarera que buscaba trabajo y que ha sido compartida por la cuenta @MierdaJobs (gestionada por Alejandra de la Fuente, periodista de Público) donde acumula ya más de 60.000 likes y 20.000 retuits.

En la conversación la camarera se presenta y explica su experiencia en el sector de la hostelería.

«He trabajado cuatro veranos en Cádiz y dos años en un mesón como camarera. Llevo dos años sin trabajar porque he tenido un hijo, aunque he trabajado en cosas sueltas y no he perdido la experiencia».

Pese a que ya había dejado claro que tenía un hijo, el empresario quiso preguntarle directamente y ella respondió que tiene un niño de dos años y que también tiene pareja. Fue entonces cuando el empresario le respondió de forma brusca y directa.

«Lo siento. Nosotros buscamos a alguien sin hijos ni novio, porque así está más pendiente y no tiene prisa por llegar a casa. Suerte», contestó de manera tajante.

En Twitter, siendo Twitter, ha habido muchos comentarios a favor y en contra de la actitud del empresario.





Por un lado había gente criticando la voluntad explícita del empresario para encontrar a alguien a quien poder exprimir al máximo y el entrometerse en la vida personal de la persona en vez de valorarla solo por su calidad como trabajadora.

Pero también ha habido gente que ha defendido la posición del empresario con argumentos como los siguientes:

«Esto es totalmente legítimo por parte del empresario. Es su negocio, tiene total libertad de decidir a quien quiere en él y a quien va a pagar parte de sus beneficios, faltaría más» «mi negocio mis normas».

Es cierto que en ocasiones el punto de vista de los empresarios no se valora tanto, pero eso no significa que un empresario pueda hacer “lo que quiera” sobre todo en relación al trato a sus empleados (o como en ese caso, posibles empleados) y que podría tener un método de selección de personal más inteligente y ético.

A vosotros, ¿os ha sucedido alguna vez algo parecido? ¿Quién creéis que tiene razón? Ponédnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.





Fuentes: 20minutos