Nadezhda Zhúkova fue una enfermera que, durante las primeras semanas de la pandemia, se hizo muy popular por cosas que… bueno, no debería haberse hecho: la sancionaron después de que se le transparentase el bikini a través del EPI que utilizaba para atender a los contagiados por COVID.

La enfermera, de 23 años, no se percató de la transparencia, debida a la mala calidad del material, y alguien presente le sacó una foto, cosa que provocó su sanción. Ella aseguró que trabajaba en bikini para poder soportar el calor infernal que había dentro de toda la vestimenta de seguridad que se debía poner para trabajar… pero de nada sirvió.

El Hospital Clínico Regional de Tula, al sur de Moscú, decidió prescindir de sus servicios después del ‘escándalo’ formado y ella, que solo quería trabajar en mejores condiciones, se vio con el agua al cuello.

Lo cierto es que no se conocen exactamente las medidas disciplinarias que tomó el hospital, solo se sabe que el motivo fue por “violar el código de vestimenta”. Tampoco sabemos si esto acarreó una sanción económica.

Ahora, en un giro de los acontecimientos, ha conseguido trabajo en un sector laboral muy diferente al que estaba acostumbrada: la televisión. Más concretamente, Nadezhda ha pasado a ser la nueva mujer del tiempo de un canal local.

Ella confiesa que, cuando fue sancionada por el hospital en el que trabajaba, se sintió muy deprimida. Pero, con el paso de los días, le empezaron a llover ofertas de trabajo y, de hecho, al poco tiempo, ya trabajaba como modelo para la marca deportiva Zasport.



Anastasia Zadórina, fundadora de la marca de ropa, le ofreció un contrato que ella firmó encantada y, suponemos, esto le hizo todo ese problema un poco más llevadero. Pero es que, ahora, no le paran de llover buenas noticias.

Ella está muy contenta con esta nueva vida, pero asegura que pretende compaginar su carrera como enfermera, el modelaje, y la climatología, ya que su verdadero sueño es el de convertirse en doctora.

En el improbable caso de que viváis en Rusia, podréis verla todas las noches dando el tiempo en los canales locales Rossiya 1 Tula y Rossiya 24 Tula… por si os interesa.

«Este experimento es como un nuevo desafío y una experiencia útil», explicó recientemente en una entrevista el medio de comunicación que la ha contratado. «No cambia de profesión, ya que se está preparando para convertirse en doctora», aseguran.

En lo referido a ella, su principal lucha sigue (y seguirá siendo), que el mundo de la enfermería siga siendo respetado, no solo ahora por el tema de la pandemia: «Tengo otras prioridades en la vida. Quiero que los profesionales sanitarios sean respetadosRealmente, desearía que nuestro trabajo fuese apreciado no solo durante la pandemia», aseguró en una entrevista.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este giro en la vida de esta enfermera? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.