La franquicia de Pokémon vio la luz en el ya lejano 1996 y, desde entonces, se ha convertido en una de las marcas de entretenimiento más conocidas del mundo. Su imperio no se nutre solo de juegos, sino también de merchandising, ropa y hasta parques temáticos. La fiebre por los ‘animalitos raros luchadores’ sigue viva al sol de hoy y, ciertamente, está más viva que nunca.

ash ketchum pokemon GIF




Como pasa con todas cosas de colección que salen al mercado, algunos de los objetos que se pusieron a la venta de esta franquicia en sus orígenes, actualmente, valen un dinero bastante considerable (ya sabéis lo caprichoso que es el mundo del coleccionismo).

¿Os acordáis de los cromos de Pokémon con los que jugábamos de pequeños? Es cierto que, actualmente, se siguen fabricando en función de las nuevas generaciones de Pokémon, pero los originales tenían un valor especial… y no solo sentimental, como veréis a continuación.




El protagonista de hoy es un padre de Sutton Coldfield, en Reino Unido, que se ha dado cuenta que, un juego de cartas de Pokémon que tenía olvidado en el trastero de su casa vale actualmente 35.000 libras (unos 39.000 euros).

Nigel Brookes tiene hoy de 34 años y un cheque muy jugoso que le ha ‘caído del cielo’. La historia de cómo Nigel recibió estas cartas es de lo más curiosa: se las dio su madre tras impedir que otros niños estafasen a su hermano pequeño, de 7 años por aquel entonces, y le quitasen sus ‘mejores cartas’.

Su madre quedó fascinada con la reacción del hermano mayor y, como compensación, le regaló un estuche completo lleno con una colección de cartas, y lo curioso es que a él ni le gustaba Pokémon. Años después, olvidados en lo más profundo de su trastero, los encontró y, por pura curiosidad, miró su valor en Internet. El resto es historia.

Ahora, 21 años después de lo ocurrido, se alegra de haber recibido ese regalo, ya que ‘encontrarse’ con casi 40.000 euros no es algo que ocurra todos los días (ni a todo el mundo).


Nigel, que ahora es padre de tres hijos, recuerda la historia perfectamente: «Jeremy [su hermano menor] corrió a la casa mostrando esta nueva carta de Pokémon que había intercambiado con los niños de la calle. Supe enseguida que lo que estos niños habían hecho fue decirle a Jeremy que sus cartas eran mejores y las cambió con él por las suyas, que eran muy raras».

«Mi hermano estaba muy triste por ello y cuando nuestra madre se enteró, siendo el hermano mayor, quiso que yo lo solucionara», explicó Nigel a un diario local.

«Encontré a los niños y recuperé la tarjeta de mi hermano, así que como regalo, mi madre me trajo esta rara colección directamente de los creadores de Pokémon en los Estados Unidos por unas 300 libras», asegura el afortunado coleccionista involuntario.

La cosa es que, al parecer, esta era una colección especial publicada en 1999 que, con el tiempo, se había revalorizado mucho por su rareza. Así pues, no es que todas las cartas de Pokémon de esa época valgan esa cantidad de dinero (creednos que somos los primeros decepcionados).





Aun así, hay cromos muy raros de los vendidos en España que pueden llegar a tener un valor en mercado de unos 60-80 euros, por lo que siempre es recomendable echar un vistazo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta particular historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: AS.