Todos los que estamos leyendo estas líneas, en algún momento, hemos sufrido de un aliento capaz de desmayar a una persona o de acabar con la vida de decenas de vampiros de una sola tacada. Cepillarse los dientes es fundamental para evitar esto, pero no siempre es suficiente… y es que el mal aliento es algo bastante más complejo.

La halitosis consiste, esencialmente, en la presencia de bacterias en nuestra boca haciendo de las suyas. Contrario a lo que se suele creer, no se encuentran en la parte de los dientes o en las encías, sino en la parte de atrás de la lengua.

Estas bacterias producen una serie de gases que, de forma traicionera, viajan por nuestra cavidad oral y salen por nuestra boca para ahuyentar a nuestra cita. Lavarse bien la boca es fundamental para evitar esto, pero no es menos cierto que hay alimentos que empeoran (y mucho) la halitosis.

A continuación, repasaremos algunos de los alimentos que más empeoran nuestro aliento, y explicaremos brevemente el motivo. Ya os avisamos de que algunos os sorprenderán:

1Ajo

El ajo forma parte de una familia de verduras conocida como allium, en la que se incluyen la cebolla, el puerro y las cebolletas… y que no son lo mejor para nuestro aliento. Contienen organoazufres, unos compuestos orgánicos que, como su nombre indica, contienen azufre, osa que se relaciona con el mal olor, ya que este componente alimenta a las bacterias de nuestra boca.

2Cordero

Los alimentos muy grasos pueden provocar reflujo y gastritis, cosa que empeoraría nuestro aliento. Además, los alimentos de origen animal suelen contener también azufre, cosa que, nuevamente, alimentaría las bacterias de nuestra boca.

 





 

3Col

La col, la coliflor, el brócoli, la col rizada, las coles de Bruselas o el repollo, forman parte de la familia de los vegetales crucíferos, con alto contenido en azufre, más concretamente en un compuesto conocido como glucosinolato… y nuestro aliento lo paga caro.

4Café

La saliva es el mejor aliado para el mal aliento, ya que ‘arrastra’ a las bacterias de nuestra boca y reduce el nivel de halitosis. El problema con el café es que, al resecar la boca, evita que la saliva cumpla esta función y, por lo tanto, se genera un clima propicio para el mal aliento.

5Huevo frito

La yema del huevo contiene unos niveles altos de azufre, de ahí a que, cuando sobrecocemos el huevo, adquiera ese mal olor característico.  Esto, en nuestra boca, produce nuevamente ese efecto de mal aliento, a lo que hay que añadirle que la alta cantidad de grasas que tiene el huevo, y la posible gastritis o reflujo que esta puede producirnos.





6Arroz blanco

Por último (pero no por ello menos importante), debemos destacar que el estreñimiento también perjudica nuestro aliento… y es que el aparato digestivo empieza en la boca, pero acaba en el ano. De esta forma, tener dificultades para defecar puede perjudicar a nuestro aliento. En este sentido, los alimentos con mucho almidón tienen un efecto astringente en nuestro organismo, cosa que favorece el estreñimiento. Otros alimentos como los fritos, los lácteos grasos o el chocolate también pueden empeorar el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta lista? ¿Cuál es vuestra experiencia al respecto? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.