El coronavirus ha trastocado por completo nuestra forma de vivir en sociedad. Después de casi tres meses de estado de alarma, si algo ha quedado claro es que la única forma de salir de esta situación será a través de aquello que hagamos de forma individual; del civismo que mostremos a la hora de volver a la ‘nueva normalidad’.

Es cierto que, si echamos un vistazo por la calle, la mayoría de personas respeta al pie de la letra las nuevas normas sanitarias: mantener una cierta distancia de seguridad con desconocidos, no estrecharse la mano con todo el mundo y, sobre todo, llevar mascarilla siempre que salgamos de nuestra casa… eso, en el punto en el que nos encontramos, es indiscutible.

El uso de mascarillas es fundamental para frenar la propagación del coronavirus. Ya no hay ningún tipo de dudas. Los rebrotes están surgiendo por toda España y debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para que la cosa no empeore… y es por eso por lo que es tan importante aprender de nuestra noticia de hoy para saber qué es lo que no hay que hacer.

Todo comenzó cuando el local Venta Marcelino, situado en la Sierra de Guadarrama, en Madrid, compartió un tuit en el que mostraba una fotografía de algo que se habían encontrado en la mesa de un cliente que se acababa de marchar, y que ha indignado muchísimo a todos los usuarios de la red social… y con razón.

Se trata de un acto insultantemente incívico que el restaurante no ha dudado en visibilizar para concienciar al resto de personas: “Por favor, nunca hagáis esto”, escribían en la publicación a la que acompañaban con una fotografía en la que podía verse una mascarilla doblada metida dentro de lo que parece una taza de café… vamos, que el cliente se deshizo de ella como si fuese una servilleta. Es una cerdada sin paliativos.

La mayoría de los comentarios van en la misma dirección… y es que es indignante: “Esto es como el que dejaba el pañal cagado del niño encima del plato”, “hay que ser cerdo e irresponsable” o “poca vergüenza” son algunas de las cosas que hemos podido leer como respuesta a la publicación.





La publicación ha acumulado varios miles de likes y casi mil retweets en muy pocas horas, y lo cierto es que, por una vez, todo el mundo ha coincidido en lo mismo: este tipo de conductas son inadmisibles.

Más allá de esta cerdada, por si alguien no lo sabe todavía, las mascarillas higiénicas deben desecharse SIEMPRE en el contenedor gris, en el mismo donde tiramos los residuos que no se reciclan.

En el caso de que seamos una persona que ha dado positivo por Covid-19, deberemos ser un poco más cuidadosos y, para deshacernos de la mascarilla infectada, deberemos meterla en una bolsa de plástico que, a su vez, deberá meterse en una segunda bolsa de plástico para procurar la máxima protección. Esto deberá tirarse finalmente en el contenedor gris y SIEMPRE utilizando guantes durante todo el proceso.

A vosotros, ¿qué os ha parecido lo visto en la imagen? ¿Creéis que deberían estar penados este tipo de actos? Dejádnoslo en los comentarios. 





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.