Ya sabéis que en esta página nos encantan los problemas matemáticos como a los que más. Cada semana intentamos traeros retos mentales que pongan a prueba a cada una de vuestras neuronas y, a pesar de que la dificultad de los mismos suele variar, siempre son más o menos asequibles para todo el mundo… pero eso no ocurre con el que os traemos hoy. Este sí es verdaderamente desafiante y, para poder entender la respuesta tendremos que hacer referencia a varios conceptos matemáticos que, al menos para nosotros, son una locura.

best gif wow GIF

Todo empezó cuando una pregunta del mítico programa ¿Quién quiere ser millonario? se viralizó en Twitter. Desde entonces, son miles los usuarios que se han estado rompiendo la cabeza para poder dar una respuesta. Hasta algunos políticos con formación en ciencias de nuestro país han tenido que intervenir. Una locura todo.

La pregunta, aparentemente, era de lo más inocente: “Si escoges una respuesta a esta pregunta aleatoria, ¿cuál es la probabilidad de que sea correcta?”.

Las posibles respuestas que se nos daban eran bastante ‘escuetas’: A) 25%, B) 0%, C) 50% y D) 25%… ¿qué es lo complicado, entonces? La respuesta es TODO; nada es lo que parece.

El problema fue originalmente compartido por el usuario de  Twitter @matttgfx y consiguió, en muy pocas horas, un éxito atronador.

La publicación se llenó de comentarios de personas intentando resolver el problema y razonando sus respuestas. Aparentemente la cosa era muy simple y no había motivos para pensar que la cosa se fuese a complicar tanto… pero se complicó: resulta que el problema es una paradoja y, por lo tanto, NO tiene solución.

Lo cierto es que, para explicar el motivo, el tweet de Pablo Echenique, diputado de Podemos en el congreso y Físico de formación, lo resume bastante bien:





Si sois de esos que ya llevan un tiempo bastante prudencial en Twitter, puede que este problema os suene de algo… y es que, hace unos años, ya se viralizó, solo que cambiando el 0% por el 60% que vemos a continuación:

Si estáis un poco metidos en el mundo de las paradojas, puede que esta os recuerde bastante a la Paradoja del Barbero, la cual aparece descrita por el profesor Manuel López Mateos en Conjuntos, Lógica y Funciones, de la siguiente forma:

En un lejano pueblo de un antiguo emirato había un barbero que se llamaba As-Samet, diestro en afeitar cabezas y barbas, maestro en escamondar pies y en poner sanguijuelas. Un día, el emir se dio cuenta de que había pocos barberos en el emirato por lo que ordenó que los barberos solo afeitaran a aquellas personas que no pudieran afeitarse. De este modo, obligó a todo el mundo a afeitarse. Cierto día, el emir convocó a As-Samet para que lo afeitara y le contó sus angustias:

– “En mi pueblo soy el único barbero. No puedo afeitar al barbero de mi pueblo puesto que soy yo, puesto que si lo hago, yo que puedo afeitarme por mí mismo, estaré incumpliendo la orden. Sin embargo, si no me afeito, entonces algún barbero debería afeitarme, pero como no hay otro barbero, no puedo hacerlo y también os desobedecería”.

Entonces el emir pensó que sus reflexiones eran tales que lo tenía que premiar con la mano de sus hijas más virtuosas. De este modo, el barbero vivió para siempre feliz y barbón.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este problema matemático/lógico? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥