Hace dos días fue la final de la octava edición de Masterchef, uno de los programas estrella de nuestra televisión, y puede que os fijaseis en un pequeño detalle, en una pequeña omisión. Y es que, aunque Saray Carrillo estaba presente, no tuvo ni un solo momento de protagonismo y atención.

La polémica concursante fue expulsada hace bastantes semanas por presentar un plato con una perdiz cruda y sin desplumar; sin embargo, eso no fue lo más escandaloso de su participación en el reality.

Cuando fue expulsada Saray, cargó contra el jurado del programa y contra sus compañeros llegando a decir que ella no se presentó a Masterchef, sino que Shine Ibera (la productora) fue quien se puso en contacto con ella a través de redes sociales para que entrara. Sin embargo, ellos contestaron a la acusación con una foto de Saray en el casting de Sevilla.

Pese a todo eso, parecía que las redencillas habían quedado solucionadas cuando Saray pidió disculpas por su actitud durante la prueba de repesca. Entonces, ¿por qué tuvo tan poca presencia en la final?

Pues seguramente se debió a la filtración que hizo que le puede suponer una multa de 100.000 euros.

Todo empezó el 25 de Junio, cuando la cordobesa subió una imagen en sus stories donde revelaba los finalistas de Masterchef y su posición en la final, explicando que la ganadora sería Ana, seguida de Andy, Iván, Alberto y Luna. Al poco tiempo la eliminó, pero muchas personas ya habían hecho capturas.





Dicha imagen fue compartida el mismo día en que se grababa la final del programa y, después de eso, su cuenta de Twitter asociada a Masterchef fue borrada, algo que explicó la propia Saray en otro perfil que creó para dar explicaciones.

Si visteis ayer la final os habréis dado cuenta de que Saray “acertó” por completo e hizo pleno. La lista es clavada al resultado que se dio en la final y sus “predicciones” fueron comentadas en Twitter tanto como el propio programa (o más).

Todo esto adquiere un tono un poco más dramático si tenemos en cuenta que José María, otro de los concursantes, explicó tras su salida que todos firmaban una cláusula en decía que se les “multaría” con 100.000 euros si revelaban el ganador.

Imaginamos que Saray firmó el mismo contrato que el resto de sus compañeros, con lo cual la productora de Masterchef podría reclamarle tal indemnización.

Vosotros, ¿creéis que la productora le reclamará los 100.000 euros? ¿Lo consideraríais justo? Dadnos vuestra opinión en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.





Fuentes: segnorasque