La cuarentena nos ha ‘regalado’ algunas rutinas diferentes a las que teníamos antes de que pasase todo esto: hacer deporte en el salón de casa, comprar kilos de papel de WC y, sobre todo, pedir comida a domicilio. Es cierto que esto no es nada nuevo, y que aplicaciones como Uber Eats o Glovo ya existían desde hacía mucho tiempo. Pero ha sido con la cuarentena, cuando la gente no podía salir a comer a ningún sitio, cuando estas aplicaciones han encontrado su ‘edad de oro’.

Pedir comida a domicilio puede tener muchas cosas buenas, pero también algunas malas que, pese a quien le pese, no se pueden evitar. En caso de quedar descontentos con nuestro pedido, lo único que podemos hacer es reclamar… pero lo último que nos esperamos es recibir una respuesta del restaurante como las que os traemos hoy. Son verdaderamente surrealistas.

1Lástima que no tenga telepatía…

Al menos así el repartidor habría podido sostener con su mente la mochila en el aire y sacar el pedido sin tener que dejarla en el suelo. Qué desconsiderada es la gente…

2Demasiado breve para el gusto de la aplicación

Como bien deja claro el afectado, se trata de un comentario demasiado ‘pobre’ como para poder obtener algún tipo de matiz… aunque la comida tenía que estar muy mala para que escribiesen algo así, la verdad.

3No se puede ser más borde

¿A qué espécimen han contratado como community manager?

4Adjetivos fuera de lugar

Más allá de que la respuesta sea muy borde, entiendo que exista una cierta confusión cuando se valora a un plato como ‘aburrido’… ¿poco creativo quizás? Lo cierto es que es difícil saberlo con tan pocos datos…





5Este es un clásico de las reclamaciones

No sé vosotros, pero, en mi caso, la comida nunca se parece a la que se ve en las fotos… ¡a veces es completamente diferente! Resulta verdaderamente perturbador e indignante.

6Alguien no se ha enterado de nada…

Si es que estas comidas tan ‘modernas’ que se han puesto de moda ahora no están hechas para todos los paladares… pobre señora.

7No le quedaba otra opción

A no ser que lo metan en clases de telepatía, claro.

 





 

8Dejándolo bien claro

Esto es lo malo de pedir comida a un negocio familiar… más suerte la próxima, amigo.

9Por pedir… que no falte

Supongo que se refería a una especie de ‘pack de 3’ que debía ofrecer el restaurante, pero, dicho así sin contexto, lo cierto es que suena bastante raro; para qué nos vamos a engañar.

10Reclamaciones claras;

Respuestas igual de claras. Sin andarse con rodeos.

 



 

 

11Una hora es pasarse demasiado

Personalmente creo que, en este punto, el restaurante no tiene ningún tipo de justificación. Como podéis ver, siguen con la misma filosofía de ‘huida hacia adelante’.

12Por si te interesa

Por no tirar ficha que no sea.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas respuestas? ¿Os ha pasado alguna vez algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Genial guru.