La vida no es un camino de rositas en el que cada paso que damos nos va a salir todo como habíamos planeado; hay días en que nos levantamos con el pie izquierdo y nada sale como nos gustaría, pero hay que tomárselo de la mejor forma posible; nadie, absolutamente nadie se salva de estas situaciones. Y luego está esa gente que no es que hayan tenido solo días malos, sino que han tenido que vivir una verdadera pesadilla.

Hoy os traemos otra ración de las fotografías que tanto nos gustan; personas que han tenido que lidiar con su muy mala fortuna un día cualquiera y cuya suerte quedó inmortalizada por siempre en imágenes que son canela pura. ¡Vamos allá!

1Era un día de nieve perfecto hasta que sucedió

Y parece que allí se quedó, porque no hay ni rastro de que se levantara…

2Con 49 años, encontró este libro en la estantería de su madre

El libro se llama «¿Es mi hijo estúpido?«; por si tenía curiosidad sobre qué se cuestionaba su madre hace años, más claro el agua. Si es que a veces es mejor no saber…

3Perdió su cartera, se hizo toda la documentación de nuevo y ¡voilà!

Tengo que decir que me ha costado un poco verla.

4La triste historia de cómo perder un cepillo de dientes

Por lo menos ahora tiene un cepillo más grande.





5Para los fans de los estampados

¿Podemos considerarlo el bronceado de este verano? Faltaría ver si en su rostro hay rastros de la mascarilla…

6Tras semanas sin visitar su apartamento se encontró esta sorpresa

Miremos el lado positivo: ha pasado en la ducha… podrían haber sido mucho más crueles.

7Primera lección aprendida tras adoptar al perro

Por lo menos por la foto parece que se sienta mucho mejor.

8Se pasó media hora buscando su taladro





Le taladraron la cabeza pero bien, qué irónico todo.

9El sacerdote que retransmitió una misa en directo con filtros

¿No es inquietante el aire que tiene a Heisenberg de Breaking Bad?

10«La peor foto que me han hecho» según la chica

Pues yo quiero una foto así, qué queréis que os diga.

11Construir un Dalek de nieve no es buena idea

Cuando empezó a derretirse, se dio cuenta de que los vecinos podrían sentirse incómodos.

Y vosotros, ¿habéis tenido días peores que estas personas? ¿Os seguís sintiendo igual de mal? Dejádnoslo en los comentarios. 



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Boredpanda