Las redes sociales tienen muchísimas cosas buenas: nos permiten tener un escaparate en el que podemos enseñar al resto del mundo todo lo que deseemos. Podemos mantenernos en contacto con personas a las que, de otra forma, habríamos perdido la pista por completo. Nos conectan y, en cierta forma, nos acercan los unos a los otros. Muchas cosas positivas que, lógicamente, no carecen de puntos negativos.

Instagram Fire GIF by darkbean

En muchas ocasiones nos habrá pasado que, en redes sociales como Instagram vemos perfiles de personas y pensamos: «ojalá tuviese yo ese cuerpo». Esto es porque, en gran medida, las redes nos enseñan una imagen ‘idealizada’ de la realidad. Si somos capaces de ver esto con la suficiente distancia y el suficiente sentido crítico, lo más probable es que no nos afecte… pero esto no siempre es así, y puede llegar a ser demoledor para la moral de muchas personas que tienen inseguridades con su cuerpo.

Pero es que las redes sociales lo único que nos ofrecen es una instantánea de un momento muy concreto y que, además, puede estar completamente alterado por focos, cámaras y retoques digitales. Lo que vemos en un foto en una red social casi nunca coincide con la realidad.

La protagonista de nuestra historia de hoy es una instagramer valiente que ha decidido enseñarnos la realidad más ‘oculta’ y ‘real’ de las redes sociales. Danae Mercer es una modelo y periodista que trabaja para medios tan importantes como la revista Cosmopolitan o Women’s Health.

En resumen, Mercer se dedica a mostrar cuáles son los trucos que utilizan las influencers para lucir ‘perfectas’ en sus publicaciones… y, como veréis a continuación, es impresionante lo mucho que cambian con esos ‘métodos’.

Danae tiene una filosofía muy clara y empoderadora: «Solo quería recordarles hoy que las redes sociales tienen filtro. Las películas son retocadas. Las revistas son retocadas. Nada de eso es un estándar contra el cual deberías compararte».

Por ejemplo, en esta primera imagen, podemos ver a la periodista en cuclillas, luciendo un trasero que, al menos en apariencia, esta terso y completamente liso, encajando así con el canon que se ha impuesto la sociedad de ‘perfecto’. Pero si vemos la segunda imagen, entonces vemos la realidad: la celulitis aparece y se nota que el trasero ya no es tan terso; vemos que se trata de un trasero verdaderamente REAL, y no lo que habíamos visto en la primera imagen.



«En la primera foto mi trasero está deliberadamente en ángulo hacia las sombras. La luz más suave oculta mi celulitis y suaviza la mayoría de mis estrías. Es favorecedor», explica Danae en su publicación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Danae Mercer (@danaemercer) el

«En la otra, solo estoy en cuclillas, casualmente al lado del espejo. Mis caderas y muslos están a la luz del sol. Bultos y protuberancias están en exhibición», explica.

Ella explica también su experiencia personal dentro del mundo de las revistas de moda: «Cuando trabajaba en revistas, filmamos al amanecer o al atardecer. En la mayoría de los sets, había personas que sostenían difusores y reflectores de sol para ayudar a crear el equilibrio perfecto de sombra y luz».

Mercer deja claro que, a pesar de que esta es su experiencia personal, por lo general, es lo que practican de forma regular todas las revistas del mundo, y todos los modelos que suben contenido de forma profesional a esta red social.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Danae Mercer (@danaemercer) el

Danae explica misterios con los que todos nos hemos topado: ¿no os habéis fijado que mucha gente se saca fotos al lado de ventanas, pero se tapan la cara con el móvil? Esto se debe, según cuenta la periodista, a que esa luz indirecta favorece mucho a que los abdominales aparezcan marcados, pero no tanto al rostro, por lo que optan por tapárselo.

Ella cuenta también que, durante muchos años, cayó en este tipo de prácticas y se obsesionó con adoptar ‘posturas imposibles’ para poder salir bien en todas las fotos. Hasta que abrió los ojos.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Danae? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.