Es bastante habitual que, a la hora de cambiarnos de operador de teléfono, decidamos hacerlo también de número. Los motivos pueden ser muchos: desde hacer ‘borrón y cuenta nueva’ con la gente que tiene nuestro número, hasta el hecho de que a algunas operadoras les sale más barato hacer un alta nueva a hacer el cambio de línea.

texting amu GIF

La cosa es que, independientemente del motivo, a la hora de cambiarnos de número de teléfono, debemos tener en cuenta que nuestro Whatsapp está asociado al mismo y, si liberamos nuestro móvil sin darle de baja a la aplicación, otra persona que adquiera ese número podrá entrar a nuestro perfil privado de Whatsapp y ver TODAS nuestras conversaciones.

Es cierto que lo habitual no es que las compañías reciclen de inmediato los números de teléfono, pero sí puede pasar y, de hecho, a lo largo de estos años, ha ocurrido en varias ocasiones (aunque ahora entraremos en detalle).

Esto podría considerarse como una especie de ‘boquete’ en la seguridad de Whatsapp, aplicación ya criticada de por sí por su supuesta ‘falta de seguridad’ con los usuarios. En el caso que os comentábamos antes, un usuario, sin darse cuenta, puede exponer absolutamente toda su privacidad en la aplicación de mensajería a otra persona que, por su parte, podrá utilizarla como desee.

El detalle es que Whatsapp no identifica que esa línea ha sido dada de baja por el usuario y que, ahora, está en posesión de otra persona y en un dispositivo diferente. Al introducir el número, automáticamente carga todas las conversaciones del anterior propietario, prácticamente sin preguntar, y mucho menos con ninguna medida de autenticación.

sexy chat GIF by Fragmento Universo

Desde El País se propusieron contactar con Whatsapp para hablar de este tema pero, al parecer, fue imposible conseguir una respuesta. Los periodistas también descubrieron que, en el apartado de ‘Preguntas y respuestas’, se toca este tema sin ningún pudor:

“Si el dueño anterior del número no borró su cuenta de WhatsApp, puede que tú y tus contactos puedan ver el número de teléfono en WhatsApp antes de que actives la cuenta nueva”. Y ahí no queda todo: “puede que veas también la foto del perfil y la info que pertenecían a esa persona”.





La plataforma, propiedad de Facebook, afirma que ‘no hay de qué preocuparse’: «Esto solo significa que la cuenta antigua no fue borrada y por eso hay información antigua en el sistema”… pero es que claro, esto sería incompatible con los miles de testimonios que afirman que, después de cambiar de número, se siguieron recibiendo mensajes en la anterior cuenta abierta en un móvil ajeno.

Facebook, en este sentido, sí tiene una política de ‘número reciclado’… otra cosa es que sea suficiente. Una vez pasados 45 días con la cuenta inactiva en ese número de teléfono (el reciclado), Whatsapp siempre tratará al usuario como un ‘extraño’ y le hará pasar una serie de preguntas para comprobar que, efectivamente, se trataba del anterior usuario.

photos apple GIF

Pasados esos 45 días, Whatsapp asegura borrar todos los datos de esa cuenta antigua del usuario… pero, ¿son 45 días demasiados? Para eso, debemos ver cuánto tiempo retienen las compañías los números reciclados antes de adjudicárselos a otro cliente… y es ahí donde encontramos una notoria disonancia.

Según informa El País, los operadores telefónicos tienen la obligación de guardar el número por un mínimo de 30 días antes de adjudicarlo a otro cliente. Como puede verse claramente, hay 15 días en los que la cuenta de Whatsapp del usuario se encuentra en una suerte de limbo de privacidad.

En este sentido y, al menos de momento, lo único que podemos hacer para no correr ningún riesgo es dar de baja a la cuenta de Whatsapp desde el número que vamos a dejar antes de que podamos pasar un susto.





A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Os ha pasado alguna vez? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Retina.