Imaginarse Dunder Mifflin sin Steve Carell resulta algo imposible. El actor dio vida a un brillante Michael Scott en la exitosa ‘The Office’ durante siete temporadas que le llevó a ganar un Globo de Oro en 2005 y la fama y el reconocimiento mundial. Carell interpretaba al egocéntrico e incompetente jefe que nadie querría tener en su trabajo; alguien sin filtros ni tapujos a la hora de ofender y causar vergüenza y que siempre nos sorprendía con sus salidas (eso dijo ella, jeje) de tono, con sus excepcionales chistes, pero que era capaz de derrochar amor y odio al mismo tiempo. Al final, con su lado entrañable conseguía hacerse un hueco en nuestros corazones.

Y a pesar de que Steve Carell sea lo primero que se nos venga a la mente cuando nos mencionen la ficción, lo cierto es que el actor estadounidense no fue la primera opción que se barajó para el papel del ‘mejor jefe del mundo’. De hecho, no fue ni la primera, ni la segunda…

Esta curiosidad ha salido a la luz a raíz de la publicación del libro de ‘The Office: The Untold Story of the Greatest Sitcom of the 2000s’ de Andy Greene.

Según se apunta en el mismo, en un primer momento, el productor Ben Silverman y la directora de casting Allison Jones querían a Philip Seymour Hoffman; al rechazarlo en un ya lejano 2004, pensaron en Paul Giamatti, pero este último hizo lo mismo.

En ese momento, Seymour Hoffmann estaba trabajando en ‘Capote’, por la que se llevaría el Óscar en 2006, y Giamatti fue nominado al Óscar por la comedia dramática ‘Entre copas’ en 2005. Desgraciadamente, Seymour Hoffmann fallecería en 2014.

Pero la lista de actores que fueron considerados para el papel no se quedaba ahí; de hecho, era bastante extensa e incluía nombres como David Arquette, Owen Wilson, Jon Favreau, Jason Segel, Stephen Colbert, Dan Aykroyd, Matthew Broderick, Stanley Tucci, John C. Reilly o Steve Buscemi. En total, había unos 30 nombres.

Tras las negativas de Hoffman y Giamatti, los nombres que barajaban se redujeron al de Steve Carell y Bob Odenkirk, conocido por su papel de Saul Goodman en ‘Breaking Bad’ y ‘Better call Saul’.





«Queríamos a alguien con un aspecto de americano medio que la mayoría de las estrellas de televisión de la época tenían«, explicaba Ben Silverman a Greene. «Todas estas personas no tenían un aspecto extraordinario. Eran americanos, y eso era algo que creía que necesitábamos en nuestro reparto también«.

Hasta el último momento, los productores de la sitcom duraron entre Odenkirk y Carell. Tal y como explicaban a la página Indiewire, a favor de Carell había que era más del tipo «idiota e imbécil», mientras que Odenkirk era «un poco más duro y malvado».  Según la directora de casting, la interpretación de Odenkirk era tan graciosa como la de Carell, pero tenía un punto más «oscuro» del que la serie necesitaba. Y esto hizo inclinar la balanza hacia Carell. El resto de la historia es de sobra conocido.

Sin embargo, no sería una decisión fácil. «Lo peor que he hecho en mi vida es decirle al agente de Bob Odenkirk que no conseguía ‘The Office’. Creedme, fue un bajón hacer esa llamada«, explica Jones. Curiosamente, al final, Odenkirk aparecería en la última temporada de ‘The Office’ y no le fue nada nada mal tampoco; consiguió papeles en Fargo y Undone.

Sin duda, el día a día de la oficina de Scranton no habría sido lo mismo sin Steve Carell, logrando personificar a un irreemplazable Michael Scott. Y es que, a pesar de la locura en que convierte la rutina de sus empleados, a todos nos gustaría levantarnos un lunes bajo las órdenes de Michael y que nos anunciara una reunión improvisada.

The Office Thank You GIF





A vosotros, ¿qué os habrían parecido los otros actores? ¿Qué es lo que más os gusta del personaje de Michael Scott? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Indiewire