El Antiguo Egipto fue una de las civilizaciones y culturas más antiguas de la historia de la humanidad. En nuestra cultura popular es conocida, en gran parte, gracias a la literatura y el cine. Pero… ¿qué hay de verdad en todo lo que nos muestran? ¿Era Cleopatra realmente tan bella como decían? ¿La Gran Pirámide de Guiza fue construida por más de 100.000 esclavos?

A continuación, tumbaremos algunos mitos alrededor de una de las culturas más importantes de nuestra historia como especie.

1Los gatos como seres mágicos

En el Antiguo egipto, los gatos eran adorados como seres mágicos. La gente los tomaba como símbolo de buena suerte y los cuidaban en sus casas como uno más de la familia. De hecho, la gente más pudiente los vestía con joyas y los alimentaban con manjares. Al morir, los momificaban y guardaban luto. Si alguien mataba un gato, aunque fuese por accidente, sería condenado a muerte… y es que, en teoría, los gatos podían ser la transformación en animal de la diosa Bastet, protectora del hogar y del amor.

2La verdad sobre Cleopatra

Puede que sea una de las mujeres más famosas de la historia, y una de las que más ha calado en nuestra cultura popular gracias a la literatura y el cine. ¿Qué hay de realidad en todo esto?

Por lo que se ha podido investigar, Cleopatra era una mujer tremendamente inteligente y locuaz, pero no tan ‘bella’ como se ha pintado a lo largo de la historia. En antiguos escritos de la época, se decía ella era atractiva, pero por su forma de ser y su cerebro más que por su físico.

A pesar de que hay muchas esculturas del rostro de Cleopatra, todas son diferentes y es imposible saber cuál se adapta más a la realidad.

3Todo el mundo se cuidaba por igual

Daba igual que fueses hombre o mujer: el maquillaje y el cuidado personal eran algo extendido para todo el mundo. En parte, esto se debe a que a los cosméticos se les atribuían poderes curativos. No se trataba solo de una cuestión de estética (que también).





Parte de los maquillajes, las cremas y los aceites que se ponían tenían la función de proteger la piel del sol y ahuyentar a los insectos. El maquillaje y la cosmética, en el Antiguo Egipto, tenían una importancia muy notable.

4Un libro para pasar al Más Allá

Más que de un libro se trata de una serie de textos funerarios que podían encontrarse escritos en cualquier parte: desde una pared hasta en una vasija de barro. Poco a poco, se fueron recopilando y, aproximadamente, se han conseguido unos 190 capítulos diferentes. En esencia, estos textos son ‘fórmulas’ o ‘trucos’ para que los muertos puedan llegar al Más Allá con facilidad. En caso de ‘fracasar’ en el paso al Más Allá, se llegaba a la ‘segunda muerte’… o lo que es lo mismo: la aniquilación total. Así que sí: eran importantes.

5Tutankamón

Su nombre original era Tutankatón (imagen viviente de Atón). Más adelante, se lo remplazarían por Amón, uno de los dioses más importantes de la época. Su reinado fue bastante breve y murió muy joven, aquejado de enfermedades y son haber hecho nada demasiado relevante como faraón. Si es tan famoso en la actualidad, es porque su tumba fue encontrada intacta, cosa poco común después de los miles de saqueos de la historia. A pesar de que sí habían saqueado su sepultura real, el sarcófago estaba intacto con más de 5.000 objetos.

6La importancia del azul

En el Antiguo Egipto, el azul era el color de la realeza y del lujo. Como conseguir este color era difícil debido a lo raro de los materiales necesarios para su fabricación, los egipcios descubrieron una fórmula para crear el pigmento de forma casera, utilizando, entre muchos otros materiales, el cobre. No fue hasta principios del siglo XX cuando, en una excavación, se encontró un taller dedicado a la creación de este color y, por tanto, se pudo descifrar la ‘fórmula secreta’.





7Los esclavos y las pirámides

Algo que se ha podido comprobar es que la pirámide de Guiza no fue construida por esclavos, como se había creído a lo largo de siglos. Las evidencias arqueológicas han demostrado que fueron construidas por alrededor de 20.000 hombres libres, entre los que se encontraban los servicios de médicos y panaderos, no solo de mano de obra para transportar piedras. Lo que sí es cierto es que la salud de estos trabajadores era precaria debido a la naturaleza ardua del trabajo.

Se trata de la Maravilla del Mundo Antiguo más antigua (valga la redundancia), y la única que queda en pie. Se estima que tardó en construirse unos 30 años y, durante 4.000 años, fue la estructura más alta de todo el mundo.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas curiosidades del Antiguo Egipto? Si os han gustado, dejádnoslo en los comentarios y pronto os traeremos unas cuantas más. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Genial Guru.