Las redes sociales son un arma de doble filo. Por un lado, si las utilizamos bien, son un perfecto escaparate para mostrarle al mundo todo lo que deseamos. Si tenemos éxito, lo más probable es que acumulemos unos cuantos miles de seguidores y podamos así alimentar nuestro ego. Pero también está la otra cara de la moneda: la exposición a la que nos vemos sometidos. Eso mismo que enseñamos puede volverse en nuestra contra, sobre todo si somos una figura pública.

Instagram Fire GIF by darkbean




Podríamos estar horas y horas hablando de los escándalos que se han formado a raíz de que un famoso subiese algo que ‘no debía’ a su cuenta de Instagram. La gente con según qué temas es muy sensible… y puede que hagamos una cosa con una intención y, en realidad, provoquemos el efecto contrario al deseado.

Instagram, Facebook o Twitter pueden ser nuestros mejores aliados… o la pala que cave nuestra tumba. Algo así es lo que le ha pasado al futbolista italiano Mirko Antonucci, de 21 años, y una de las mayores promesas de su país.




El jugador, actualmente, tiene un contrato con la Roma, pero se encontraba cedido en el club portugués Vitória de Setúbal, donde llegó con el propósito de crecer como jugador y lucirse en el terreno de juego, cumpliendo así su sueño… pero es que, ahora, este se ha visto convertido en una pesadilla.

Ahora, el jugador ha sido puesto de patitas en la calle por parte de la cúpula del club portugués. La directiva no estaría nada contenta con la actitud del jugador fuera del campo… y es que Antonucci acostumbraba a publicar fotografías en la que podía verse en actitud cariñosa con su pareja.

El fútbol, que es mojigato para lo que quiere, vuelve a dar señales de que, si muestras odio, todo bien; pero si muestras amor, no hay lugar para ti en el terreno de juego.

El entrenador del Vitoria de Setúbal, el español Julio Velázquez, ha sido el primero en pronunciarse al respecto… con palabras nada beneficiosas para el jugador: «El jugador tiene que ser jugador del Vitória de Setúbal 24 horas al día, por respeto al club, a los aficionados y a lo que representa».


«El club, la gerencia, el equipo técnico y todo el personal entendieron que el comportamiento de un jugador que estaba cedido no era el que queríamos para el Vitoria», añadía.

Por lo visto, Antonucci habría recibido una llamada de atención a las pocas semanas de entrar en el equipo por este tipo de comportamientos. El italiano, por lo visto, no habría desistido en sus costumbres… y ahora su carrera ha quedado en limbo.

Él, con más de 90.000 seguidores en Instagram, siempre ha mostrado una gran actividad, y no se ha cortado nunca en subir foto y vídeos de los momentos de intimidad que comparte con su novia (cosas bastante normales, nada de lo que os estáis imaginando, que nos conocemos).

Lo peor de todo es que las imágenes más ‘intensas’ del jugador ni siquiera están subidas a su perfil de instagram, sino al de su novia:





A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva polémica futbolera? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: AS.