La inteligencia emocional es la capacidad de un individuo para reconocer, entender y tratar sus emociones y las de los demás. Esto es algo que se ha puesto muy en valor en los últimos años, y que se ha convertido en un elemento indispensable a la hora de optar a muchos puestos de trabajo.

Según el psicólogo norteamericano Daniel Coleman, la inteligencia emocional es algo mucho más complejo que ser ‘simplemente simpáticos con todo el mundo’ y, después de 25 años de estudio, ha llegado a la conclusión de que el fortalecimiento de la inteligencia emocional se confirma de cuatro ‘dominios’ que, a su vez, están formados por doce rasgos o ‘competencias básicas’.

Ahora, procederemos a analizar estos cuatro elementos principales y los doce rasgos concretos:

1Conciencia de uno mismo

La autoconciencia es la capacidad que mostramos de leer y sintonizar con nuestras emociones. Coleman explica que la autoconciencia es la capacidad que “te permite saber qué sientes y por qué, así cómo esos sentimientos ayudan o perjudican lo que intentas hacer”.

calculating a beautiful mind GIF

Es la mejor forma de conocer nuestros puntos fuertes, pero también nuestras limitaciones… y es aquí dónde está la clave: si conocemos nuestras debilidades, podemos empezar a trabajarlas y a mejorarlas en la medida de lo posible.

2Autogestión

high five jake fowler GIF by Yevbel

En esencia, se trata de la capacidad que tenemos de gestionar y controlar nuestras emociones. Se trata de ese momento en el que un impulso disruptivo nos ‘golpea’, y nosotros debemos controlarnos y mantener la calma para poder gestionarlo de la mejor forma posible. Esto es algo que se suele poner muy en valor en las personas líderes, ya que es el estado mental idóneo para afrontar cualquier tipo de crisis.

La autogestión se compone, a su vez, de cuatro rasgos bien diferenciados:

  1. Autocontrol emocional: el nombre es bastante ilustrativo, y lo cierto es que consiste precisamente en eso: nuestra capacidad de mantener el control bajo situaciones de gran estrés emocional. Mantener la compostura para poder analizar todas las posibles variables.
  2. Adaptabilidad: se trata de nuestra capacidad de, ante una situación de crisis e incertidumbre, adaptarnos a la misma de la mejor forma posible.
  3. Orientación al logro: nuestra capacidad de perseguir siempre la mejor forma de hacer las cosas.
  4. Perspectiva positiva: ver siempre la parte más positiva de lo que sea que esté ocurriendo: ya sea un evento concreto o una persona. Es la base de la resiliencia.

3Conciencia social

Aquí llegamos a uno de los puntos más complejos: la capacidad por leer y entender las emociones de los demás. Coleman explica algo que, por otro lado, podréis entender como obvio, y es que esta capacidad, a medida que la desarrollamos más y más, nos permite llevarnos mejor con el resto de personas, entenderlas y comunicarnos de forma efectiva.





Season 11 Wow GIF by The Big Bang Theory

Este tipo de conciencia depende de dos factores principales:

  1. Empatía: nuestra capacidad de ponernos en el lugar de la otra persona, entendiendo su complejidad emocional.
  2. Conciencia organizacional: nuestra capacidad de predecir la forma en la que actuará cierta persona o ciertos colectivos ante una determinada situación.

Coleman explica que el elemento principal para poder desarrollar estas habilidades, es nuestra capacidad de escucha.

4Gestión de las relaciones

Teamwork GIF by Jessica

Nuestra capacidad individual de influir positivamente en los demás a la hora de motivar, inspirar y congeniar.

Aquí podemos encontrar cinco rasgos muy característicos:

  1. Influencia o capacidad innata de liderar y que los demás nos apoyen con una cierta facilidad.
  2. Entrenador y mentor, o nuestra capacidad de enseñar y transmitir correctamente. Sabemos ser persuasivos para que el resto de las personas entiendan lo que queremos transmitirles y se motiven rápidamente.
  3. Capacidad de gestión de conflictos, siempre buscando el beneficio de todas las partes.
  4. Capacidad de trabajar en equipo y saber delegar, compartiendo de la mejor forma posible las responsabilidades.
  5. Liderazgo que sirve para inspirar al resto a ‘seguir remando’ en la dirección que hemos marcado. Motivación a través del respeto y no del miedo.

A vosotros, ¿qué os han parecido todos estos elementos? ¿Os sentís identificados con ellos? Dejádnoslo en los comentarios. 





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.