Han pasado ya tres años desde que Operación Triunfo hizo su vuelta a la televisión. Sin duda una de las concursantes con más éxito ha sido, curiosamente, la primera expulsada, Mimi Doblas. Al poco de salir Mimi inició un proyecto personal bajo el nombre de Lola Índigo que le ha dado grandes frutos, ya que no ha dejado de trabajar en el mundo de la música y la televisión desde entonces (aunque, de hecho, ya lo hacía antes).

La hemos visto promocionando sus canciones, dando conciertos (hasta la llegada del coronavirus) y también en ‘Tu cara me suena’. Pero, recientemente, la artista ha decidido explicar en una entrevista en Semana el lado oscuro del contrato que firmó cuando entró en Operación Triunfo.

Por lo visto, pese a ser la primera expulsada y tener menos exposición mediática, el contrato es el mismo que el de la mayoría de sus compañeros. Un contrato que le obliga a realizar distintas acciones para la productora del famoso reality.

«Yo estoy pagando una deuda de la que realmente no me he aprovechado. Una persona que no ha llegado hasta la final tiene que hacer un trabajo post programa para promocionar su música, cosa que un finalista pues no tiene que hacer.

Al final tú tienes la misma deuda con el programa, sin que el programa te haya dado la misma exposición. Esta es la situación de un primer expulsado, que se tiene que buscar la vida y le debe lo mismo que los demás«.

Con estas palabras Mimi no pretende atacar al programa, simplemente explicar su realidad, ya que en la misma entrevista también ha afirmado que se siente muy agradecida por haber podido participar en el programa y por la gira posterior.





Sin embargo, todas esas ganas de trabajar y actuar de Mimi se han visto afectadas por el coronavirus, aunque afirma que lo ha vivido bien y tranquila y que le ha servido para desestresarse.

«Creo que mi cuerpo necesitaba estar un poco parado, o eso es lo que he querido pensar para no agobiarme. Me lo tomé como un momento de relax. Siempre estoy ensayando, moviéndome de un lado a otro con entrevistas y shootings, y de repente ese momento me lo tomé como una especie de descanso».

De todas maneras, aunque Mimi no haya dicho todo esto como un ataque a Operación Triunfo, la verdad es que por lo menos deja claro que no todo es tan fácil y bonito como en un principio podría parecer.

A vosotros, ¿qué os parecen las declaraciones de Mimi? ¿Son injustas? ¿Sabíais ya cómo funcionaban los contratos de OT? Ponédnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: 20minutos