Fernando Simón, en estos últimos meses de cuarentena, se ha convertido en uno más de nuestra familia. Cada mañana, sin falta, el virólogo sale en las pantallas de nuestra televisión para contarnos la última hora del virus que tantos dolores de cabeza nos ha dado esta primera mitad de 2020.

Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, se convirtió en el portavoz del Ministerio de Sanidad a lo largo de esta crisis, pero también en una figura muy querida por la ciudadanía gracias a la calma, el saber estar y el sosiego que transmite en sus intervenciones.

De hecho, hay toda una corriente popular que lo ha convertido en un símbolo de la lucha contra la pandemia, siendo ahora mismo en una de las figuras más queridas de redes sociales como Twitter o Instagram. ¡Si es que hasta se han llegado a hacer camisetas con su cara! (de las cuales, por cierto, pidió que se donase parte de los beneficios a ONGs).

Hoy, descubriremos algunas cosillas sobre su vida que, probablemente, desconocíais:

1Familia de estudiosos

Fernando es una eminencia en su terreno… pero es que su padre, Antonio Simón, fue un prestigioso psiquiatra.

2La tierra que lo vio nacer

Fernando Simón nació en Zaragoza el 29 de julio de 1963. Se crio cerca de la popular calle Sagasta, cerca del Camino de las Torres.

3Buena mano para las lenguas desde pequeño

Estudió en el colegio bilingüe Montearagón y, en la actualidad, después de dar muchos trotes por el mundo (que ahora, veremos), habla seis idiomas.





4Estudió Medicina

Acudió a la Universidad de Zaragoza y, más tarde, trabajó en sustituciones en varios pueblos de la provincia de Huesca tales como Binéfar, Naval o Estadilla.

5Gran afición por la epidemiología

Después de ejercer un tiempo como médico de urgencias domiciliarias, se especializó en epidemiología en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. A continuación, complementaría estos estudios con el Programa Europeo de Formación en Epidemiología de Intervención del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. De ahí, partió a África.

6Aventura africana

Después de terminar todos sus estudios, partió a África y, de 1990 a 1998, pasó por Burundi, Somalia, Mozambique, Zambia y Togo, donde trabajó como médico, atendiendo a la población más precaria de esas zonas, la mayoría en guerra.

 





 

7En medio de una guerra civil

Su paso por el Hospital de Ntita en Burundi estuvo marcado por la guerra civil de las etnias hutu y tutsi, entre los años 1993 y 1999. En esa época, su vida llegó a correr peligro, y llegó a ser tiroteado en un peligroso viaje para conseguir medicamentos. Por suerte, las balas impactaron en la parte trasera de su coche y consiguió salvar la vida.

8Más allá de África

También trabajó en países del continente americano como Guatemala y Ecuador. Posteriormente, se fue a Francia, al Instituto de Vigilancia Epidemiológica.

9Vuelta a España

En 2003 volvió a su país natal y montó la Unidad de Alertas y Emergencias. Su vuelta estuvo motivada por razones laborales, pero también personales, ya que sus hijos echaban de menos a toda la familia que tenían aquí.

 



 

10A cargo de nuestra seguridad vírica

En 2012, el PP puso a Simón al frente del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, y su primera gran intervención se dio en 2014, cuanto tuvo que hacer frente a la crisis de ébola.

11Gran aficionado al deporte

Le encanta escalar y jugar al baloncesto. De hecho, acostumbra a practicar estas dos aficiones junto a sus hijos, con los que comparte muchísimo tiempo.

12Pasión por las motos

También es un gran aficionado al mundo de las motocicletas y, de hecho, siempre destaca que utiliza la suya para desplazarse por todas partes.

A vosotros, ¿qué os han parecido todos estos datos del hombre del momento? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost, La Noticia.